No pretendo ser el más veloz,ni el más habilidoso. No llevo cuentakilómetros. Tan solo quiero disfrutar de mi bicicleta y de los parajes por donde pedaleo para poder mostrarlo al mundo. Dos Pedales,rutas largas por la naturaleza y la historia. Bikepacking: cicloturismo ultraligero. Bayern (Alemania)...

14/2/17

Bikepacking con una bicicleta gravel

Me encanta como va quedando la bicicleta con sus accesorios "bikepackeros". Esto se ha convertido en una sana obsesión...


Y es que, la obsesión por reducir la carga de un viaje en bicicleta a la mínima expresión,ya viene de hace muchos años allá por tierras yankis. No es un invento de ahora aunque nos lo quieran "colar" como tal.

Concebido para rutas salvajes de autosuficiencia de pocos días o brevets de 300-600-1000 kilómetros.

En Norteamérica hay numerosas rutas creadas específicamente para el bikepackero,por ejemplo,cruzando el desierto de Arizona. También hay rutas como la Transcontinental,la Transalpina...

El equipaje se convierte en algo minimalista. Solo llevar lo imprescindible para esos días. No es un concepto ideal para dar la vuelta al mundo en bicielta o recorrer Europa entera durante meses. Pero hay cicloturistas que sí lo hacen. La cuestión es qué te hace falta y qué no.


Yo no soy ningún experto en este tema,solamente pruebo material y me baso en mis rutazas de un día de 150-240 kilómetros. Pero este año quiero ,al menos, una aventura de dos-tres días en plan bikepackero.

Dentro del Bikepacking hay términos como,por ejemplo,"las microaventuras". Se trata de salir un día,pasar la noche en la montaña y regresar a casa al día siguiente con las "pilas cargadas".


El otro día salí a probar el portabultos Racktime Topit,la bolsa Ortlieb de 5 litros y la ya conocida bolsa de sillin Apidura (14 litros). Llevé material como para pasar dos-tres días en ruta. Sin tocar hoteles ni hostales.

En la bolsa delantera Ortlieb simulé un bulto de 1,5 kg de peso tal como si fuera un saco de dormir y un tarp ligero. En la Apidura ropa de respuesto ciclista y de calle,ropa interior,además de una cazadora de plumas ligera,comprimible y que aguanta hasta -5º (probado y testeado por mi) y un pantalón cortavientos e impermeable.

En la mochila un minihornillo de alcohol (marca Esbit) con sus respectivas pequeñas y ligeras cacerolas (quiero comprar un Jetboil)  y comida,además del chubasquero,botiquin,enseres personales,un frontal,pilas de repuesto,navaja multiherramientas Victorinox Handyman,el móvil,una manta térmica y un bulto simulando una colchoneta inchable. Además de la cámara de fotos y el trípode con su palo de selfie...En uno de los portabidones un bidón con múltiples herramientas y en los otros agua.

No se me olvidó una bolsa de cuadro con la batería y mi foco de 1000 lumenes Magicshine. La batería aguanta hasta 6 horas alternando intensidad.

El rio Isar.

¿No me digáis que no iba preparado para pasar varios días de aventura?...

La prueba fue satisfactoria. No acusé fatiga por el peso ni me fue molesto. Sentí la bicicleta ligera aún en las subidas pronunciadas. El manillar maniobró sin dificultad en las curvas. Las cubiertas lastraron un poco debido a los clavos antihielo pero nada demasiado notable. Todo es cambiarlas ¿no?.


La céntrica Marienplatz de Múnich.

Fueron cuatro horas de ruta por diferentes superficies y terrenos y,la verdad,me divertí muchísima pese al intenso frio de ese día de febrero...

Gente practicando surf en el Jardin Inglés de Múnich.

El rio Isar abajo tras subir una buena cuesta.

Hoy escribí este post,pero antes tuve tiempo para colocar unos guardabarrros de aluminio a la gravel. Pertenecen a una bicicleta antigua de ciudad que me regalaron hace tiempo y utilizo de pruebas de mecánica. además quiero convertirla en una divertida Fixie de ciudad...

El guardabarros de atrás no encaja en uno de los agujeros del cuadro de la bici. El de delante va perfecto!!!...Ahora a buscar uno para detrás...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco tus comentarios