No pretendo ser el más veloz,ni el más técnico. Sin cuentakilómetros. Únicamente disfrutar de mi bicicleta,los lugares recorridos y poder mostrarlo al mundo.
Dos Pedales: rutas largas por la naturaleza y la historia. Rutas por la Comunidad Valenciana y Galicia (España), también Baden Württemberg y Bayern (Alemania)...

18/6/15

Primer impactante contacto con los Alpes Bavaros

Esta es la ruta con la subida más dura que recuerdo en los 7 años que llevo pedaleando. Ni siquiera el ascenso a los puertos de el Padornelo y A Canda del Camino de Santiago Sanabrés por camino de cabras (con alforjas) me resultaron tan extenuantes.

En Los Alpes Bavaros.
 Como siempre salí temprano de casa,a eso de las 7:00 a.m. Es primordial madrugar para poder pedalear tranquilo y sin prisas al comienzo de la ruta. El saber que dispones de casi todo el día para dar pedales te permite realizar varias “paradas técnicas” para conocer los lugares históricos o curiosos por donde pasas,tomar fotografías,etc...

Desde la ruta al Bunker nazi de Mühldorf,donde el fuerte viento convirtió el regreso en un infierno,siempre llevo el móvil colgado al cuello en una cómoda e impermeable funda de plástico. Es la manera sencilla de oir y coger las llamadas casi al instante.

La ruta que os presento hoy es dura porque para llegar hasta los Alpes Bavaros tengo que recorrer unos 70 kilómetros desde Múnich y luego subir una cuesta que me da a mi que va a ser de las más duras del blog hasta la fecha.

Por suerte,los alemanes tienen cientos de carriles-bici y rutas señalizadas diseminados por su extensa geografía que facilitan mucho moverse de un sitio a otro para dar comienzo a las verdaderas rutas de montaña. Pero no os vayáis a creer que todos los carriles-bici son asfaltados,planos y fáciles...y que tampoco yo voy siempre por carril-bici.....no!!!

Empecé a pedalear a 18 km/h desde casa por un largo carril-bici (plano) de unos 2,8 kilómetros de longitud. El carril-bici tiene dos semáforos que afortunadamente encontré en verde.

Luego me introducí en el Forstenrieder Park. Es una zona boscosa bastante grande surcada por pistas y caminos. Nada más entrar al Forstenrieder Park aumenté el ritmo pedaleando por una larga recta plana de nada menos que 6,5 kilómetros de longitud. Recta asfaltada menos en sus últimos dos kilómetros. Todo el camino es muy tranquilo entre altos árboles que a veces tapan el cielo en según que puntos del camino. La via romana Via Julia atraviesa este camino transversalmente a pocos kilómetros.

Via Julia: de Ausburgo a Salzburgo (Austria).
Forstenrieder Park.
 Salí del Forstenrieder Park para continuar por una carretera de escaso tráfico encontrando algún coche que me adelanta con total respeto. Al llegar al ya próximo lago Starnberg todo son caminos de tierra en buen estado a la vera de este extenso lago ( 20 km longitud y 3-5 anchura) de origen glaciar. Antes de llegar al lago Starnberg paso por los restos de una antigua villa romana en la localidad de Leustteten,ubicado en una zona pantanosa de sedimentación del lago. En la época de la villa desde la casa se veía el lago. Por aquí también pasaba una calzada romana.

En el subsuelo de la villa romana, en esta parte relativamente conservado, se observa el entramado para la calefacción radiante de la vivienda y parte de los complejos baños. Esta era una forma de calentar las viviendas de la gente acomodada muy típica en la época romana. En el exterior del museo parte de la entrada,almacenes...
Huesos,tejas y restos de tinajas encontrados en los alrededores de la villa. Durante muchos años el yacimiento estuvo bajo la tierra de unos campos de cultivo,con el consiguiente destrozo y deterioro de parte del mismo. También fue desgraciadamente cantera durante pasados siglos.
Diversos objetos encontrados. Una Pizarra,llaves,etc...
Fue propiedad del exoficial de caballeria romano retirado Plubio Julius Pintamus,natural de Braga (Portugal).
Me alejo de esta antiquísima villa romana,que fue granja de harina se cree que por 50 años. Los caminos tienen suaves ascensos y descensos . El entorno es muy bonito y frondoso. Aumento un poco más el ritmo (25 km/h) pero la belleza del lago y otras construcciones mucho menos antiguas hacen frenar mi bicicleta en algunas ocasiones.


Fotografié la fachada de una bonita casa que perteneció al arquitecto y constructor Ulrich Himbsel (1787-1860). Dato histórico: fue empresario-constructor de la línea ferroviaria Múnich-Starnberg.

Decoración típica de esta zona.
 La siguiente parada fue frente al Palacio Allmannshausen. Su origen data del año 1.250.Actualmente pertenece a una orden religiosa que realizan diversas actividades de cara al público..


La verdad,es tanta la variedad de casas señoriales y palacios que rodean este lago que me llevaría toda la mañana visitarlos uno a uno. En otra ruta diseñaré un recorrido para rodear todo el lago Starnberg y descubrir su historia...

Tras 20 kilómetros pedaleando por la vera del lago me alejé por rutas para bicicletas señalizadas,que enlazando una con otra me llevaron hasta la localidad de Penzberg por bellos caminos de bosque y algún feo carril-bici de carretera. En Penzberg no vi nada digno de ser documentado.

Poderosos Alpes Bavaros. Llegando a  Bichl.

Salí de este pueblo por una carretera,con carril-bici, hasta que me desvié a escasos kilómetros para avanzar por un bonito camino a la vera del río Losach. Nuevamente un desvio para cruzar transversalmente la carretera que une Bichl y Bad Tölz y pasar por las afueras de Bichl.



Alegría alpina!!!. Rodeado de Los Alpes en un valle.
 Desde Bichl seguí pedaleando esta vez a la vera del rio Dorfbach en un monte prealpino,es decir,digamos la antesala de los poderosos Alpes Bávaros y bien sí que forma parte de ellos.

El camino discurre por pista forestal de tierra. El rio baja rápido a mi lado formando sus aguas algunas cascadas de diferentes alturas gracias a la construcción de pequeños terraplenes de piedra.


El pedaleo es en suave ascenso ,encontrando algunos paseantes haciendo Nordik March provistos de bastones de montaña. También algún ciclista bajando ataviado con mochila como yo. 


Llegué hasta el nacimiento del pequeño rio Dorfbach,el cual se funde con el Losach a las afueras de Bichl. El entorno es espectacular. Bosques de enormes árboles,naturaleza enmarañada y pequeños refugios de montaña.

Seguí mi camino a la vera de otro pequeño río,el Steinbach. Pero pronto me alejo de sus frias aguas comenzando a subir por la pista forestal más difícil de todos estos años en bici.

Tras la primera rampa.
Aunque el terreno por suerte es fácil: camino de grava machacada y pista ancha.,el comienzo es muy duro; unos rampones que parecen paredes me regalaron no obstante unas vistas espectaculares de los escarpados Alpes a mi izquierda. El bosque es tan tupido que tapa el sol. Entre los árboles hay semioscuridad. Se escuchan sonidos extraños que salen de la maleza. 


Paré en un “falso llano” para tomar fotografías y recuperar el aliento. Proseguí la marcha lentamente pero ,de pronto ,lamentablemente me dió una rampa en el muslo derecho bastante dolorosa. Esto me obligó a bajar de la bici y descansar un poco.


 Abajo vi a un chico y una chica en bicicleta parados. Los chicos que vi a bajo me adelantaron pronto sin piedad pedaleando fuerte,pero me di cuenta que llevan bicicletas con pedaleo asistido. Pedaleaban acompañados por el sonido del motorcillo eléctrico que llevan este tipo de bicicletas. ¡Así cualquiera sube rápido!-pensé para mi.

Por fortuna me pasaron los dolores pudiendo seguir con mi lento pedaleo con normalidad . Ahora la cuesta ya no era tan fuerte. La pista derivó en un camino más estrecho de tierra con piedras más grandes y bastantes raíces. Mi bicicleta de 29” con cubiertas de 2,20 parecía agradecida con este tipo de terreno pudiendo dar pedales con facilidad entre las piedras. Subí inclusive a un pequeño alto ( 1.203 metros altitud) desde donde divisé a lo lejos el lago Starnberg. Ahí me encontré con los chicos de las bicicletas eléctricas.

Abajo el lago Starnberg.
La pareja desapareció en dirección contraria a la mía y yo bajé por un estrecho camino enraizado,con espeso barro en algunos tramos. Nuevamente escuché el motorcillo de sus bicicletas tras de mi y la mujer me saludó con una sonrisa amable y un efusivo y agradable "Halló"...


La chica parecía mucho más hábil sorteando obstáculos y pasando por el barro durante un breve descenso del sendero. Él puso pie a tierra en varias ocasiones.

Nuevamente el pedaleo se tornó solitario por el bosque. Encontré más subidas pero nada serio. Vi una zona despejada de árboles con una altísima y empinadísima colina coronada por una cruz. Por un sendero serpenteante bajaba gente con bastones desde la cruz. Parecía que caían en vez de descender...

Desde la pista forestal que rodea la colina vi a lo lejos a los de las eléctricas adelantando a otro chico que subía empujando una bici de doble suspensión. No era para menos, el rampón en cuestión parecía una pared. Por fortuna se trataba de un tramo corto que coronaba en una bajada rápida hasta un cercano refugio de montaña.

Alrededor del refugio hay una pequeña explanada con un mirador. Habían bastantes ciclistas descansando de las duras subidas y montañeros riendo y comiendo dentro de la amplia caseta de madera. Curiosamente habían más mujeres en bici de montaña que hombres. Todas bien equipadas y con buenas bicicletas de doble suspensión. Tanto hombres como mujeres en vez de culotte llevan bermudas con badana interior.


Las vistas de los Alpes desde este mirador son impresionantes. Está situado a 1.243 metros de altitud. También se divisa la localidad de Bad Tölz. Estuve un rato tomando el sol para secarme el sudor y deleitarme con las fastuosas vistas. En ese momento llamó mi mujer a ver que tal estaba y cuanto me quedaba para llegar a casa.

 

Refugio de montaña alpino.

Me ajusté el casco,subí la cremallera del cortavientos y comencé a descender fuerte por pista hacia Bad Tölz.



Por el camino encontré y sorteé a bastantes caminantes y esforzados ciclistas. Me llamó la atención la cantidad de mujeres que subían en bicicleta acompañadas de sus parejas. Incluso vi alguna persona pedaleando ,de unos 60 años mínimo, ascendiendo lentamente. Esta pista era más llevadera que por la que subí desde Bichl. Aún así mi contador marcaba 35-45-50 km/h durante el descenso.



La bajada desembocó en un aparcamiento donde la gente metía y sacaba bicicletas de los maleteros de sus vehículos. Luego conectaba mi ruta con un cómodo carril-bici en descenso y por carretera hasta Bad Tölz.

Este pueblo me encantó. Tiene una arquitectura muy bonita. Está a la vera del rio Isar.
Callejé un rato por su casco antiguo hasta que me introduje en el Isarradweg,gran recorrido señalizado a la vera del rio Isar que une los Alpes Austríacos (donde nace) y se funde con el Danubio decenas de kilómetros al norte de Múnich.

El rio Isar a su paso por Bad Tölz.

En Bad Tölz.



Bad Tölz y el rio Isar.
Saliendo de Bad Tölz por la Via Bavarica Tyrolensis.
En Bad Tölz también el Isarradweg corre paralelo con la Via Bavarica . Seguí por esta última ruta en dirección contraria al Tirol,es decir hacia Múnich.

Via Bavarica Tyrolensis a varios kilómetros de Bad Tölz.
 Encontré algunas pendientes sin importancia durante el trayecto hacia Múnich.

Via Bavarica y Jakobsweg. Cruce de caminos.

Cerca de la gran ciudad me desvié de estas rutas para subir hasta el Forstenrieder park,no sin antes subir por una solitaria carretera de cerradas curvas ( 6 en total ) y luego por caminos entre bosques. Llegué a casa de día,sin problemas de cansancio y feliz.

FICHA:
Distancia: 155 km.
Desnivel acumulado subiendo: 1.780 metros.
Altura máxima: 1.243 metros.



2 comentarios:

Agradezco tus comentarios