No pretendo ser el más veloz,ni el más técnico. Sin cuentakilómetros. Únicamente disfrutar de mi bicicleta,los lugares recorridos y poder mostrarlo al mundo.
Dos Pedales: rutas largas por la naturaleza y la historia. Rutas por la Comunidad Valenciana y Galicia (España), también Baden Württemberg y Bayern (Alemania)...

13/12/16

Cubiertas bicicleta para hielo y nieve

Primeras impresiones rodando con mi bicicleta gravel y los neumáticos con clavos Marathon Winter,del fabricante alemán Schwalbe.


En primer lugar,considerar que estos neumáticos no son apropiados para rodar en condiciones normales,porque su uso es específico para un duro invierno en carreteras o caminos en buen estado con hielo y nieve compactada.

No obstante,en ausencia de hielo y nieve, podemos rodar con normalidad siempre que no nos topemos con piedras o baches importantes en nuestro camino. Hinchando las ruedas a la máxima presión indicada por el fabricante podremos circular por asfalto con un ruido mínimo. Para hielo mejor bajar un poco la presión para conseguir una máxima adherencia.

Según el fabricante es recomendable darle a los neumáticos un primer rodaje en seco por asfalto,de unos 40 kilómetros. Esto es para "asentar" los clavos en la goma.


La primera impresión,al salir por el pasillo del rellano de mi escalera,fue de "qué cosa más rara" llevo hoy en la bici. Hace un ruido parecido a las palomitas de maiz cuando van explotando en el microondas...También la bicicleta pesa algo más.


 Los neumáticos llevan el flanco lateral rugoso típico de las bicicletas de paseo,para  usar una dynamo de botella. También posee unos reflectantes a ambos lados de las cubiertas,que como podéis comprobar gracias a la foto superior,lucen como faros al sacar la foto con flash.

Cada neumático tiene 200 clavos y las ruedas de mi gravel son de 28X35C ; tal vez hubiera sido mejor comprar unas de 40C (lo máximo que permite esta bicicleta Génesis Croix de Fer) por el tema que cuanto más anchos son los neumáticos mejor pasan por la nieve. Pero estas estaban de oferta en una web alemana (oferta de un solo día) y el precio por ambas fue de lo más jugoso.

Empiezo a pedalear,alejándome progresivamente de casa a poca velocidad,para adentrarme ( a unos 3 km de mi casa) en el  llamado Forstenriederpark . Es una enorme extensión boscosa de unas 37,08 hectáreas situado al suroeste de la ciudad de Múnich. Aunque no lo parezca este bosque tiene interesante histórico  pasado que cuenta desde el siglo XIV al XX....


Empiezo a darle caña a la bici con un poco de miedo a perder clavos con los baches o pequeñas piedras del camino. Principalmente voy por carril-bici con firme de asfalto. Los paseantes que me voy encontrando se van girando al escuchar el ligero crepitar de los clavos. Esto me gusta,así no hace falta que toce el timbre.


Hago alguna parada para comprobar el estado de los mismos. Me dirijo rumbo al lago Starnberg. Hoy la ruta hacia el lago es por otro camino. Voy a ir por carretera,por una carretera secundaria pegada a una autopista.

Der Forstenriederpark y la via romana Via Julia. Cruce de caminos.

 De momento el rodar es cómodo,aunque si que algo lastran los clavos. Lo normal,pero no es molesto.


En las inmediaciones del lago Starnberg hay mucha humedad y el año pasado encontré varias placas importantes de hielo en los caminos. De hecho una vez hasta me caí por culpa del llamado hielo negro...

Junto a un yacimiento arqueológico. Fue una antigua villa romana situada en la actual Leustetten..


Las aguas del lago Starnberg.
Tras unos 30 kilómetros no perdí ningún clavo ni vi nada raro en las cubiertas. Todo funcionó con normalidad.




La vuelta ya fue por el camino de siempre. Por carril-bici y pistas forestales en un entorno frondoso. Vi un riachuelo completamente congelado y pasé por encima de un charco helado sin problemas. Con las cubiertas normales hubiera caído sí o sí.

Los Alpes como telón de fondo del lago.
Por los oscuros bosques de las marismas del lago, las cubiertas y sus clavos volvieron a dar lo mejor de si mismos en contadas ocasiones. En condiciones verdaderamente adversas esto será divertido!!!...

Esas placas de hielo negro ya no son un problema. Es una sensación extraña y reconfortante pasar por el hielo pedaleando  como si nada. Es conveniente no tocar los frenos o por lo menos hacerlo bruscamente en plena placa de hielo,aunque agarran los clavos que da gusto.



Ya en casa volvi a chequear los clavos y parece que todo seguía en su sitio. Ya digo que no son para uso normal,si no para condiciones a bajo cero o pocos grados por encima. No obstante se pueden utilizar.

Mis rutas son a las afueras de la ciudad,en monte a campo en un radio de unos 100 km de distancia..cuanto más te vas alejando de la urbe...mucho más frio hace,sobre todo a campo descubierto con viento...

En ESTE ENLACE os muestro, por ejemplo,lo que me encontré por el Camino de Santiago a las afueras de Múnich...



Os dejo un vídeo que hice para MI CANAL DE YOUTUBE y haceros seguidores si os gusta:


 Tras estas primeras impresiones espero que la próxima ruta sea ya a través de la nieve y el hielo...es 
 época para ello. 

Lo normal en Baviera es que nevara de octubre a marzo,pero gracias al maldito cambio climático las temperaturas no son tan bajas como antaño por estos lares...imaginad...ahora estamos normalmente a -5 grados a  eso de las 7 de la mañana....¿Cómo sería hace 10 años?...


2 comentarios:

  1. Es completamente diferente a Galicia, allí en Alemania es el paraíso de las pistas, una gozada.

    No dejes de publicar!

    ResponderEliminar
  2. Buenas,gracias por comentar,adoro los comentarios!!!... totalmente diferente en ese aspecto sin duda. Los paisajes son parecidos según en que zonas,aunque Galicia es única!!!...Esto es el paraíso de las gravel bikes...pero tenemos los Alpes a 50 km y allí vemos de todo,bicis dobles,de carretera,gravel...una pasada en infraestructuras y señalización de rutas para ciclismo...saludos!!!

    ResponderEliminar

Agradezco tus comentarios