No pretendo ser el más veloz,ni el más habilidoso. No llevo cuentakilómetros. Tan solo quiero disfrutar de mi bicicleta y de los parajes por donde pedaleo para poder mostrarlo al mundo. Dos Pedales,rutas largas por la naturaleza y la historia. Bikepacking: cicloturismo ultraligero. Bayern (Alemania)...

7/7/16

Calzada romana hasta Ausburgo

Por las huellas del antiguo Imperio Romano en Alemania. Las calzadas romanas llamadas Via Julia y Via Claudia Augusta (esta última atravesaba los Alpes hasta el mar Adiátrico) surcaron hace siglos las extensas tierras de lo que hoy en día es la moderna Baviera. En esta ocasión pedalee´por la Via Julia desde Múnich hasta la antigua capital de provincia (romana) Augusta Videlicurum (Ausburgo).
Via Julia en los bosques del Forstenriederpark de Múnich.
La mañana se presentaba fresca y con algunas nubes grises en el firmamento,aunque no se esperaban chubascos importantes. Crucé los dedos por si acaso...


Seguir el itinerario marcado de la calzada romana es bastante fácil. Está muy bien señalizado.

Buena parte del trayecto es por asfalto y otra buena por pistas forestales y alguna solitaria carretera.


En porcentajes ,digamos que en un 60%, el trayecto es por asfalto atravesando campos y campos de cultivo y diversos pueblos. Pero también disfrutaremos de frescos y frondosos bosques surcados de pistas forestales en buen estado.



El camino es bastante llevadero,con diversos sube-baja pero sin grandes desniveles.

A las afueras de Ausburgo se encuentra el rio Lech. Atravieso una antigua presa de principios del siglo XX para adentrarme por bosques a la ciudad.



Playas fluviales del rio Lech.


Los nubarrones densos y negros amenazaban mi llegada a la ciudad.



Siempre buen tiempo...jajaja...
Nada más cruzar el puente sobre el rio veo señales de la calzada romana Claudia Augusta junto a las de Via Julia...


La primera impresión de la ciudad es positiva,su magestuosidad, en forma de grandes avenidas y pomposos edificios clasicos me gusta.



La arteria principal de Ausburgo es la llamada MaximilianStrasse,una avenida empedrada con vias de tranvia surcando a derecha e izquierda la calzada. Encuentro tres grandes fuentes monumentales con motivos clásicos,como por ejemplo la típica de San Jorge matando a un dragón...



Al final de la MaximilianStrasse se halla la Catedral (s. XI),junto a la Basílica de San Ulrico y San Afra.


En la plaza de la catedral se encuentran los restos de la antiguas murallas romanas de la ciudad,pero no las vi...

Algunas callejuelas me recuerdan a las de Esslingen am Neckar,el pueblo de nuestra llegada a Alemania en el 2014.

Carta de un restaurante español en Ausburgo.
El nuevo ayuntamiento de Ausburgo (Neues Rathaus).

Frente al nuevo ayuntamiento, una colosal estatua del emperador romano Claudio,fundador de esta ciudad alemana...Sus tropas esclavizaron a las gentes del lugar hace dosmil años...

Detalle curioso de la fuente-estatua del emperador romano.
Ave César!!!
Estuve bastante tiempo (como dos horas y un poco más) pateando la ciudad. También me costó bastante salir de ella,pero al final lo conseguí. Enlacé un recorrido que me llevaría por el rio Lech hasta la localidad de Landsberg am Lech. Fueron unos 40 km.

Entrada al casco antiguo de Landsberg am Lech.

Entrando al pueblo un señor mayor empezó a conversar conmigo en alemán. Me preguntó que cúanto me había costado el GPS y cuántos años y kilómetros tenía mi bicicleta. A veces no le entendía bien ,pero en general bastante. Me preguntó también si fumaba. El señor era bastante "tocón"...pensé si igual él era gay con tanto "toqueteo"...Nada,que no me vendrá ninguna joven y voluptuosa rubia Bavara a hacer lo mismo... :(

Salí rápido del pueblo porque ya lo había visitado con anterioridad: Ved el reportaje de aquella visita en este ENLACE

Ahora me dirigía por diversos caminos (no carretera) hasta el lago Ammersee...

Maravilloso atardecer en el lago. Eran las 19:00 h. Estaba algo nervioso porque quedaban dos horas de luz.

En las inmediaciones de este gran lago se encuentra el monasterio de Andechs. Subí por bosque y pista forestal hasta casi el monastario pero el último tramo es por escalera. Por la escalera bajaban unos españoles conversando de froma animada.

Tras tanto kilómetro (más de 120) mis piernas se resintieron un poco durante el ascenso,pero no puse "pie a tierra". Me desvié en descenso por otro camino desde el cual pude ver el monasterio con una perpectiva diferente.

Monasterio de Andechs,donde se elabora desde hace siglos la cerveza Andechs...muy buena por cierto...

Me llamó mucho la atención un campo de refugiados syrios no lejos. Les habían proporcionado viviendas en forma de contenedores de acero formando pequeñas calles dentro de un recinto vallado. Muchos niños deambulaban y jugaban al fútbol en el lugar.

Seguí a buen ritmo aunque ya mis piernas de quejaban. Apenas comí varias barritas de cereales en todo el día...lo se,de locos...también hacía como una hora que me había quedado sin agua. No encontré ninguna fuente a mi paso. No se porqué hago estas locuras de no llevar un buen bocata de jamón o algo similar.

Llegando al lago Starnberg se cruzó en mi camino un gran ciervo,el cual huyó de mi presencia dando pequeños saltitos a través de un maizal. Fue bonita la imagen. Ya había visto otros dos al inicio de la ruta por la mañana. Los alemanes cuidan mucho la fauna y eso me gusta mucho.


Llegué de noche a la localidad de Starnberg,en la punta norte de este lago cercano (18 km) a Múnich.
Mucha gente disfrutaba de las terrazas y deambulaba por las calles de esta noche de julio,aunque nada que ver con las pegajosas temperaturas de España porque más bien hacía fresco.

Estuve a punto de coger un tren hacia Múnich en la estación de Starnberg,pero desistí en la idea. No llevé el móvil y estarían preocupados en casa. Menuda bronca me esperaba jajaja...

Tan solo portaba conmigo una luz roja trasera y una minilinterna de dinamo como luz delantera. Cruzar las marismas del lago,sobretodo por la presencia de varios caminos estrechos de troncos planos de madera y un metro de altura  fue toda una aventura. Cada poco iba dándole a la manivela para obtener luz. Un ciclista me llemó la atención en el bosque al cruzarse de frente conmigo. Menos mal que no tenía que ir por carretera.

Quedé maravillado de la enorme cantidad de luciérnagas iluminando mi camino en la noche. Parecía la Santa Compaña. Nunca había visto tantas juntas. El bosque del lago Starnberg se tornó mágico gracias a ello pese a las deficiencias lumínicas de mi bici. Lástima que no hubiera luna llena.

Una vez llegado al Forstenriederpark y su rectilíneo camino de 6 km de longitud,quedé relajado porque estaba ya casi en casa. Rodé en total soledad escuchando algún sonido extraño en el bosque. Me encanta pedalear de noche,pero con buenas luces. Tiene algo especial,misterioso y además en verano no pasas calor.

Un total de 243 kilómetros quedaron reflejados en mi GPS. Los hice en 12 horas.

Pongo,somo casi siempre,un vídeo-resumen de lo acontecido:





2 comentarios:

  1. 243 kms.!!! Eres un mákina!!! Tú en una brevet estarías en tu salsa.
    Bonito recorrido y buenas fotos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Susana...este verano espero llegar a los 300 km y superar mi propio récord!!!

    Un abrazo...

    ResponderEliminar

Agradezco tus comentarios