No pretendo ser el más veloz,ni el más técnico. Sin cuentakilómetros. Únicamente disfrutar de mi bicicleta,los lugares recorridos y poder mostrarlo al mundo.
Dos Pedales: rutas largas por la naturaleza y la historia. Rutas por la Comunidad Valenciana y Galicia (España), también Baden Württemberg y Bayern (Alemania)...

15/9/15

Campo de concentración de Dachau II

En la primera visita no vi las instalaciones. al completo. Es bastante desagradable y triste deambular entre sus muros sabiendo el horror y muerte que sufrieron miles de personas dentro hace 70 años.
Esta vez tocaba descubrir el edificio del Bunker,la cámara de gas y los hornos crematorios.

Celdas de confinamiento en el edificio del Bunker del Campo de Dachau.
 Salí de casa a las 8:00 de la mañana rumbo al Nymphenburg Park. La ruta prevista para este día iba a ser semi-urbana y de carácter histórico.

El Nymphenburg Park está situado al oeste y dentro de la ciudad de Múnich. Son 800.000 m2 de jardines que fueron privados desde el siglo XVII al XIX. Estos jardines pertenecieron al Palacio residencia de verano de los gobernantes del Reino de Baviera en el siglo XVII. Fue mandando construir por Fernando María y Enriqueta Adelaida de Saboya en 1.664.

La sorpresa es que estaba prohibido el acceso en bicicleta. La encadené fuera amarrando el cuadro y la rueda trasera al aparcabicis colocándola de lado (no caben las ruedas porque son muy gordas) y la delantera a la horquilla con otra cadena de la marca Abus más pequeña.


 Accedí por una puerta lateral al inmenso jardin.

El lago Badenburg en el Nymphenburg Park. Al fondo el Templo de Apolo.
Se me hizo un poco largo el paseo al ir a pie. Rodeé el lago Badenburg para acercarme hasta un bonito templo de influencia romana. Este es lugar romántico para pasear,leer y disfrutar de su tranquilidad.

El Templo de Apolo.
El jardin consta de un gran bosque surcado por caminos,el lago,un riachuelo con pequeños puentes de madera y piedra,templos y casas de estilo barroco diseminadas aqui y allá. El fastuoso Palacio Nymphenburg preside la entrada principal.


Palacio Nymphenburg.


Fachada principal.
La entrada a los edificios del Palacio cuesta 6 euros,pero yo y muchos otros nos conformamos con mirar y escrutar su interior a través de las grandes cristaleras. Salas y habitaciones muy recargadas. Estilo Barroco.

Interior edificio del Pabellón de Caza. Demasiado recargado para mi gusto.
 Tras una hora andando retomé el camino siguiendo las indicaciones de un carril-bici rumbo a la localidad de Dachau. 15 kilómetros hasta el Campo de Concentración tenía que recorrer.


Nuevamente encadené la bici,esta vez en la entrada principal del Campo nazi de Dachau.

Aparcabicis a tope. Las ruedas no caben en las rendijas por las cubiertas de 2,25. Están claramente diseñados para bicicletas de paseo.
Así llegaban los presos al Campo de exterminio. 1.933-1.945.
Entrada principal.
Me dirigí directamente hasta el edificio del Bunker. Lugar compuesto por sala de interrogatorios,celdas de incomunicación y castigo y otras dependencias de las SS. Nada más entrar al Campo unos padres sacaban a una niña de unos 8 años llorando desoladamante del interior. La verdad,pienso yo,no es lugar para niños.

Derecha: edificio del Bunker.
Parece una apacible casa de pueblo,pero aquí dentro algunos presos pasaron hasta 9 meses en total oscuridad comiendo cada cuatro días y recibiendo duros castigos por sus ideas políticas y estar en contra del fascismo .
Vestíbulo al horror.
Muchos presos encadenados y en total oscuridad durante días y meses. Uno de los castigos era permanecer de pie más de 24 horas.
La mayoría de presos confinados en las celdas eran colgados de los brazos  y azotados 25 veces cada día.

Corredor con celdas. Las SS siempre elegían un preso al azar cada día para azotarlo salvajemente. Los presos nunca sabían cuando les iba a tocar o si iban a morir de un tiro en la nuca a cualquier hora. Era una macabra lotería diaria.
Puerta de una de las celdas.
En una sala hay varios auriculares para escuchar en diversos idiomas (entre ellos el español)  textos de las vivencias de los presos que sobrevivieron al holocausto en estas celdas.


Esto me dio una idea del extremo sufrimiento de su día a día. Los nazis eran más que crueles. Inhumanos.

Me llamó la atención la pintura desconchada original aún presente en las paredes de aquella época oscura y terrible. Al andar por el pasillo las pisadas causaban un pequeño eco. No quiero imaginar ese sonido causado  con botas militares. Ni tampoco la desesperación de los presos atemorizados en un rincón.

Altar portátil. Habían celdas destinadas a presos religiosos.



Al medío día siempre escuchaban tiros en el exterior. Alguien era ejecutado. Cuando escuchaban la palabra veinticinco un preso al azar era colgado de los brazos y recibía 25 severos latigazos.

Pasillo cerrado y prohibido a visitantes.
Vi la celda doble donde tenían recluído durante varios años Georg Elser,el carpintero que atentó sin éxito contra Hitler. Las SS lo asesinaron días antes de la liberación.

Salí del Bunker para dirigirme al edificio de los crematorios...

Patio gigantesco frente a la entrada principal. Aquí formaban a los presos para pasar revista.

En un anexo del Campo de Concentración se halla el edificio de los hornos crematorios y la cámara de gas.

Edificio del Cuartel X destinado a la desinfección de los reos,cámara de gas y  hornos crematorios.
Los presos eran educidos a polvo y hueso calcinado tras morir asesinadas o por las duras condiciones del Campo. El cuerpo de Georg Elser fue incinerado en estos hornos.


Los norteamericanos encontraron en esta sala,tras la liberación del campo, inquietantes charcos de sangre en el suelo.

Este edificio del horror constaba de tres habitaciones. El primer paso era dirigir a los presos para despojarlos de sus vestimentas,ponerles el mono a rayas   y desinfectar sus ropas en pequeños cubículos.

Entrada a los cubículos de desinfección de la ropa.

Maquinaria para desinfección con gas Zyklon B.

Las SS los pasaban a una habitación donde eran despojados de sus vestimentas.


En otra habitación contígua les informaban de que iban a tomar unas duchas.

Entrada a la cámara de gas. En la puerta podemos leer "Brausebad",que significa "Duchas".
Dentro cabían unas 150 personas que eran ejecutadas en 15-20 minutos bajo la influencia del gas Zyklon B. El gas ascendía de abajo a arriba por conductos y al abrir las puertas tras el silencio d elas víctimas,los nazis encontraban siempre los cuerpos amontonados de forma grotesca ya que trataban de respirar el poco oxígeno que se acumulaba en lo alto de la cámara.

Antes de entrar vi a unos padres meter en la sala un carrito con un bebé,lo cual me resultó bastante siniestro...

Interior cámara de gas.
En otro edificio,a pocos metros del Cuartel X, se encuentran los crematorios antiguos. Los primeros que se construyeron en el Campo de Dachau.
Sótanos del Cuartel X.

En los siniestros jardines del Cuartel X se producían ejecuciones en la horca y fusilamientos.

Muro de los jardines del Cuartel X con marcas de sangre. Lugar de ejecución.

Jardines del Cuartel X. Lugar de ejecuciones.

Tras ver todo esto me encaminé de nuevo hasta el patio del Campo de Concentración para visitar la exposición que vi la vez anterior. No me entretuve mucho.


Acceso a la sala de las duchas.

Carro para trabajos forzados y transporte de víctimas.

Caja para guardar mosquitos con malaria. Experimentos con humanos.



Experimentos de inmersión,presión y altura.

A los inmigrantes les ponían un triángulo azul en las ropas.
Hueco para poner un poste para colgar a presos de los brazos en la sala de las duchas.

Vista de la sala de las duchas y potro de tortura con fusta de azotes.

Visita recomendable,aunque bastante desagradable. Yo fui en bici pero se puede ir en tren (S-Bahn) desde la estación principal de Múnich cogiendo el billete München XXL. También es recomendable ir con un guía español,cuesta 15 euros por persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco tus comentarios