No pretendo ser el más veloz,ni el más técnico. Sin cuentakilómetros. Únicamente disfrutar de mi bicicleta,los lugares recorridos y poder mostrarlo al mundo.
Dos Pedales: rutas largas por la naturaleza y la historia. Rutas por la Comunidad Valenciana y Galicia (España), también Baden Württemberg y Bayern (Alemania)...

7/7/15

Ruta Múnich ( Alemania) - Achenwald (Austria) - Múnich

Hacía tiempo que llevaba pensando en cruzar la frontera de Austria a través del recorrido señalizado para bicicletas que ofrece el llamado Wasserweg llegando al lago Tegern y cruzando la frontera austríaca a través de Los Alpes hasta la aldea alpina de Achenwald. Luego la idea era volver a Múnich por la Via Bavarica Tyrolensis y siguiendo el cauce del rio Isar hasta Múnich. En total serían unos 230 kilómetros ida y vuelta.
La verdad es que elegí un día anormalmente caluroso para estas tierras alemanas; salí en plena ola de calor con alerta máxima por elevadas temperaturas para ese día con cifras de +39º.


El lago Sylvestein (Alemania). En los Alpes.
Ya tenía en mente ese recorrido y gracias a unos mapas de papel y al programa del GPS pude hacerme una idea de los perfiles del altura y los lugares por donde pasaría. Casi a última hora cambié la ruta por el tema del calor,ya que según mis cálculos hubiera tenido que subir a Los Alpes al medio día con toda la solana.

Llevé abundante agua,dos zumos de manzana y dos bebidas isotónicas en la mochila,además de comida para ir consumiendo durante la ruta. Ya conocía una parte de ella por otras ocasiones y sabía que se desarrollaría mayormente entre bosques y lugares húmedos. Aprovecharía los lagos y el cauce del río Isar para ir refrescándome durante el largo trayecto y pararía unos minutos en la hora de más calo

Salí de Múnich muy temprano,a las 5:30 de la mañana y por el Forstenrieder Park. Parece una locura pero así voy tranquilo sin prisas y con tiempo para ir parando a hacer fotos y disfrutar de los rincones de la ruta,además de ir fresquito...

Una larga recta forestal en el Forstenrieder Park.

De momento sentía bastante fresco en mi cuerpo. tras dejar atrás el parque forestal me adentraíra por caminos hasta el cauce del rio Isar para recorrer la Via Bavarica Tyrolensis hasta Bad Tölz (primera parada del día).

Bosques húmedos y refrescantes.

A medida que llegaba al rio Isar el sol iba asomando tímido entre la hojarasca de los árboles.

El rio Isar.

Paré un par de minutos junto al rio para comer una barrita y subir el sillin de la bici.


A estas horas encontré a muy poca gente pedaleando por las inmediaciones y algún solitario paseando al perro.

El recorrido estaba resultando de lo más ameno y refrescante. Pequeñas subidas y bajadas por caminos de tierra con algo de asfalto y  sobre todo mucho bosque.


No tardé mucho en ver las indicaciones de los kilómetros que quedaban hasta Bad Tölz.


Se me hizo corto el trayecto. Ya vi los Alpes y eso quiere decir que me estaba aproximando a ese pueblo alpino a la vera del rio Isar.


En Bad Tölz.
Hice una parada técnica para comer dos mini bocadillos de jamón y beber un poco de zumo de manzana.
Estaban montando en ese pueblo un mercadillo y paradas de alimentación (cerveza,salchichas),pues esa noche celebraban el Isarfest,una fiesta popular veraniega.

Ahora me tocaba descubrir nuevos caminos siguiendo el curso de la Via Bavarica Tyrolensis (paralela a al Isarradweg) dirección Lenggries,el próximo pueblo ribereño. El camino iba a ser totalmente novedoso para mi.

 Al fondo los cada vez más cercanos Alpes.



Me encontraba fenomenal,sin cansancio (tras 50 kilómetros) y saliendo de Bad Tölz a una hora estupenda: 9:30 de la mañana.



La etapa de ahora muy bonita,con los Alpes al fondo y las aguas cristalinas del Isar a mi lado.

Pueblo alpino.
Caminos de tierra,piestas forestales,algo de asfalto,pequeñas subidas y descensos,mucha sombra...una delicia.

Carril-bici junto a solitaria carretera comarcal en ascenso.

Las subidas no me supusieron ninguna agonía porque eran de lo más llevaderas,ni siquiera pasé mucho calor debido a la sombra de los árboles que me acompañaba durante muchos kilómetros. Eso si,en las zonas despejadas el sol ya calentaba lo suyo.

Llegué a una zona junto a un pequeño desfiladero protegido por una barandilla de madera. Estaba muy cerca,según mi GPS del lago Sylvestein. El camino era en ascenso. En un momento me llegó un sms de bienvenido a Austria...pero la verdad es que aún estaba en Alemania y ese lago pertenece a Alemania...


Wilkommen in Österreich!!! Obsérvese en el GPS el punto donde estaba junto al lago.

Paré a la entrada de un túnel que me llevaría directamente al lago Sylvestein.

Algunos cicloturistas descansando y otros que venían tras de mi me fueron saludando antes de entrar al túnel.
88 km desde Múnich ciudad.

En cuatro horas y media de pedaleo.
Túnel solo para ciclistas y paseantes.
El túnel era húmedo y muy refrescante,una gozada y me recordó a los de la Via Verde de Ojos Negros de España.

Nada más salir el lago Sylvestein se alza ante mis ojos en todo su esplendor alpino y estival.



El lugar estaba plagado de grupos de moteros y muuuchooos ciclistas y cicloturistas con alforjas.


El lago Sylvestein en realidad es una presa creada en 1.959 para proteger el valle de Múnich de inundaciones y producir electricidad.

La Via Bavarica Tyrolensis seguía su curso por un enorme puente por encima del lago,junto a una carretera con señales advirtiendo la presencia ciclista en la zona.


Me alejé para subir por una pista forestal en un bosque paralelo al lago. Ahora el sol ya picaba lo suyo.

Bañistas abajo en el lago vistos desde el monte.

Vistas tomadas desde otro puente,pequeño y solitario en medio del bosque.
A la sombra de unos árboles me apoyé en la barandilla de otro puente para comer unos minibocadillos. Pasaron junto a mi un chico y dos chicas en bici de montaña ataviados como yo.

Bañistas en un rio que desemboca en el lago en una pequeña cascada.
Ya había subido bastante en bici cuando alcancé a los ciclistas de antes  que subían juntos y lentamente una dura rampa por pista forestal. Es la Via Bavarica Tyrolensis.

En las zonas despejadas sentía la cabeza como me hervía.
Me pegué a la rueda de la chica que iba en último lugar. Ibamos en silencio ascendiendo lentamente. Llevaban muy buen ritmo,aunque la chica que iba delante de mi tuvo algún problemilla con los pedales automáticos y tuvo que hacer alguna parada de emegencia,pero luego en las bajadas nos alcanzaba. Parecía que íbamos los cuatro juntos jajaja...si no fuera por lo del idioma...

Cuando me cansé de ellos los adelanté en una bajada y seguí camino ya muy cerca de Austria. En cuanto me di cuenta ya estaba pasando la frontera por un carril-bici con indicaciones de la Via Bavarica Tyrolensis y el nuevo camino Múnich-Venecia.

Frontera de Alemania-Austria!!!.
Circulé por un carril-bici en una carretera bastante transitada,aunque se fue alejando la ruta progresivamente y rápido de esa carretera por caminos. El sol ya caía a plomo a estas horas del medio día...

Aldea Austríaca.
Oí el rumor de un riachuelo en un bosque,en la aldea de Achenkirch,así que fui hasta sus aguas para refrescarme.
¡Viva Españaaaaaa!!!. Saludos desde Austria compañeros!!!

Mi bici y la bandera de España junto a indicaciones de rutas hacia Alemania y la gran ruta de Múnich-Venecia.
Tras estos emotivos momentos de alegría por pasar fronteras fui directo al rio porque notaba que la cabeza me ardía y hasta me dolía y tenía los brazos y piernas escocidos del calor...

Llenando el Camelback con agua pura.fria y cristalina de Los Alpes...

Tras estar un buen rato a la sombra, con los pies a remojo en las heladas aguas de este rio llamado Seeache, tomando tranquilo un "piscolabis" con bebida isotónica.....continúo viaje ya de vuelta a Alemania y Múnich.

En Achenwald (Austria).
En el Parque Alpino de Karwendel.
Este lugar tiene grandes rutas de mountainbike y de cicloturismo como la Via Bavarica Tyrolensis y la Via Múnich-Venecia...


Toca volver y creo que la vuelta siempre es lo más duro en la rutas de larga distancia. Ya llevaba más de 100 km en las piernas.

Volví por donde entré a Austria,por la Via Bavarica Tyrolensis,más fresquito y con ánimo de llegar pronto al lago Tegern alemán.

Via Bavarica Tyrolensis en Austria.
Hacia Tegernsee (lago Tegern).
Ahora me tocó subir por una carretera sin arcén,por suerte de poco tráfico. Lo malo es que era cuesta arriba con bastante pendiente y sin sombra donde guarecerse del intenso calor de la tarde.

En ese momento lo pasé un poco mal por el calor. La cabeza me dolía y sentía como "fuego" en la nuca y brazos.



Por suerte ,ya en Alemania,el camino se desvió del asfalto para ascender por una pista forestal bajo la sombra de altos árboles.



Aunque llevadero,se me hizo un poco largo la Via Bavarica hasta el lago Tegern.


Gente disfrutando del parapente cerca del lago Tegern.
El pueblo de Tegernsee precioso con sus típicas casas con balcones de madera y fachadas pintadas con escenas campestres de épocas pasadas no muy lejanas.


El lago Tegern.
Fui andando empujando la bici por la sombra para contemplar este bonito pueblo con detalle.


Había mucha gente tomando el baño en el lago o navegando en pequeñas y grandes embarcaciones.
Una ambulancia se llevó a un señor que habían sacado del agua.






Empecé de nuevo  a dar pedales alejándome de la población siguiendo por la ruta ciclista Wasserweg (camino del agua) dirección Múnich ciudad. Quedaban 70 kilómetros para llegar a casa.


En las partes soleadas el calor era insoportable,suerte que se desarrollaba este Wasserweg mayoritariamente por zonas boscosas.


Rellenando depósitos de agua y refrescándome en una fuente del Wasserweg.

Curioso detalle de la fuente.
Entre platos alemanes el conocido Gazpacho español!!!.
A estas alturas de la ruta ya me sentía cansado y tenía el trasero dolorido. Cada dos por tres me ponía de pie en la bici para aliviarme un poco. El calor me producía rozaduras en una cacha del culo.

Por fortuna el camino ya era fácil y casi me dejaba llevar por los caminos del Wasserweg cada vez con menos calor.

Cerca de la Grünwald y sus estudios de cine Bavaria Film. Una larga y plana recta de 6 km.
 Llegué a la grandiosa ciudad de Múnich siendo recibido por una bocanada de aire caliente,lo típico en verano cuando entras a una ciudad viniendo del campo.

En el rio Isar (cerca del Zoo) habían mucha gente joven de picnic y a estas horas muchos de ellos ya borrachos del todo. La humareda de las numerosas barbacoas formaba una espesa niebla.




Llegué a casa un poco cansado pero no agotado ni mal. Pude sobre llevar perfectamente el calor gracias a los bosques ,el agua y los chapuzones en rios y fuentes.

En total me salieron 220 kilómetros realizados en un total de 10 horas y media de pedaleo. Llegué a casa a las 21:00 con los últimos rayos de sol del atardecer. Con "spa" gratuito en un rio de Austria y sin gastar un euro...¿Quién da más por menos?





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco tus comentarios