No pretendo ser el más veloz,ni el más técnico. Sin cuentakilómetros. Únicamente disfrutar de mi bicicleta,los lugares recorridos y poder mostrarlo al mundo.
Dos Pedales: rutas largas por la naturaleza y la historia. Rutas por la Comunidad Valenciana y Galicia (España), también Baden Württemberg y Bayern (Alemania)...

5/4/15

Weingut I, Bunker nazi en el bosque

Tras la visita el domingo pasado al Campo de concentración de Dachau ,esta vez tracé una ruta a otro punto importante de la historia de la Segunda Guerra Mundial: el Bunker de Mühldorf .Terrible lugar en el que miles de reclusos de Dachau y del subcampo de Mühldorf ,junto a cientos de prisioneros de guerra soviéticos,perdieron la vida realizando trabajos forzados: Es un gigantesco Bunker que iba a ser destinado a la producción secreta de aviones de combate ultramodernos.
En los bosques de Mühldorf.

 Sali de casa bien temprano,pero totalmente equivocado en la hora exacta,ya que no me acordé en absoluto del “cambio horario” y empecé a pedalear a las 8:00 a.m. creyendo erróneamente que serían las 7:00 a.m. de la mañana.

Era un día frio con nubes y pronóstico de chubascos a partir del mediodía. Enlacé rápidamente las afueras de Múnich (donde vivo) con el Isarradweg,el largo carril-bici que discurre a la vera del caudaloso rio Isar al margen de la gran ciudad. Este rio nace en los Alpes austríacos y se funde con el Danubio tras recorrer más de 300 kilómetros. El carril-bici lo surca por completo sin ofrecer grandes desniveles.

Vi numerosos paneles con mapas de los carriles-bici que discurren por la ciudad de Múnich y los alrededores. Todo está perfectamente conectado y acondicionado para el total disfrute de la bicicleta y la práctica del turismo ecológico.

El recorrido por el Isarradweg fue rápido y sencillo. Pasé por la puerta del Deutsches Museum,un fantástico y enorme museo dedicado a la ciencia y los inventos. Lo visité el sábado anterior con mi familia y me pareció espectacular.

Entrada desde el rio Isar al Deutsches Museum de Múnich.
 Me desvié del Isarradweg atravesando la población de Ismaning para comenzar a atravesar largos caminos para bicicletas en una gran llanura plagada de campos de cultivo y pequeñas granjas.

Los caminos eran bastante solitarios. Granjas con vacas pastando dentro de enormes barracones,caballos,tractores arando...hasta vi algunos ciervos. Llegué a la población de Erding,el primer lugar “civilizado” de la mañana tras dejar Múnich.

 Erding es una antigua ciudad medieval. No vi mucho de ella porque circulé rápido por sus calles. Lo que más llamó mi atención fue una gran torre con una puerta formada por un arco ojival. Los coches pasaban por ella y eso hice yo también. Es la Torre de Landshut ,llamada popularmente “Torre Hermosa”. Data su construcción del siglo XV,aunque la cúpula se erigió entre los años 1.660-64.

La torre de Landshut en Erding.
 Esta es la última torre que queda de la antigua muralla de esta pequeña ciudad de la Alta Baviera.

Salí de Erding pensando que aún quedaban muchísimos kilómetros para llegar al Bunker de Mühldorf. Tenía mis dudas de si lo conseguiría porque el tiempo estaba empeorando con oscuras nubes amenazando desde el firmamento. También soplaba un ligero viento con algunas ráfagas molestas pero sin mucha imporancia. Estuve a punto de dar la vuelta y volver a Múnich.

Ahora el camino era un sube y baja por y entre verdes e inmensas colinas. El paisaje parecía el fondo de pantalla del “Windows 95”.

Pedaleé siguiendo el curso del “Sempt-Isen Radweg”,un carril-bici de 92 km de longitud. Une las localidades de Ismaning con Erding y Mühldorf. Paisajes agrícolas,verdes colinas a su paso.Esta es una via verde ,ya que antiguamente cubría esta zona una línea de ferrocarril. Va casi paralelo al curso del rio Isen.

También recorrí unos “escasos metros” de otra via verde en la localidad de Dorf,y recorrí un buen tramo de la via verde llamada Vilstalradweg.

Mi bici junto a la antigua locomotora de la línea en desuso.
 Pero el trazado que tracé hacia el Bunker nazi era mayormente por el Isenradweg. Al fin vi a lo lejos el bosque donde se halla el complejo Bunker nazi. Es la zona boscosa llamada Mühldorfer Hart.

El bosque me impresionó por los troncos altos,enormes de sus frondosos árboles. La tierra entre los árboles cubierta de musgo. La pista forestal por donde pedaleé se tornaba oscura por lo espeso de la vegetación y porque se de pronto se cubrió el cielo de negros nubarrones. Mucho silencio. Las ramas apenas dejan pasar la escasa luz solar. Un lugar en el que hace tan solo 70 años las SS alemanas cometieron atrocidades e intentaron construir a finales de la Segunda Guerra mundial un complejo semi-subterráneo para la fabricación de aeronaves de combate. Esto fue gracias a los más de 8.500 esclavos de los campos de Concentración de Dachau y Mühldorf.

Bosque oscuro como su pasado...

No tardé en descubrir un cartel indicando la localización exacta del Bunker. Pronto vi los primeros vestigios cubiertos de musgo y al fin el impresionante arco del Bunker. Sin duda merecieron la pena los 112 kilómetros que marcaba mi contador. En nombre en clave de este Bunker fue Weingut I.

El arco de las fotos es el único de siete que queda en pie tras la destrucción del Bunker por parte de los norteamericanos en 1.947. Los nazis pretendieron construir doce.

Los nazis estaban constroyendo un gigantesco complejo semi-subterráneo para la primera fase de fabricación de aviones de combate Messerchmitt Me 262 con modernos motores a reacción. En su versión de “caza” fue apodado Schwalbe (golondrina).

Este tipo de avión de combate fue curiosamente el primero del mundo en entrar en acción. Diseñado y construido en Alemania en 1.944 para ser utilizado por la Luftwaffe.

Resulta que el día anterior a esta pedazo ruta fui con mi familia al Deutsches Museum de Múnich. Allí toqué y fotografié un Messerchmitt 262 auténtico que tienen en la exposición de aviones.

Messerchmitt Me 262 en el Deutsches Museum de Múnich.

 El complejo Bunker tenía unos 18 metros de profundidad. Fue cubierto de tierra y grava tras la destrucción. Iba a tener nueve pisos subterráneos bajo las bóvedas.

Este lugar fue terrible en 1.944,cuando el Tercer Reich mandó construir el Bunker cuando ya habían perdido el espacio aéreo. Allí fueron condenados a trabajos forzosos más de 8.500 personas de los Campos de concentración de Dachau y del Subcampo de Mühldorf. También trabajaron cientos de prisioneros soviéticos. Miles murieron con inanición,subalimentación,frio y el trato inhumano por parte de ls guardias de las SS.

Actualmente queda en pie el último arco como Memoria Histórica y homenaje al sufrimiento de todos estos inocentes.

Otro Bunker secreto,en las proximidades de la localidad de Landsberg am Lech,cerca de Múnich,se construyó con el objetivo de fabricar la fase final de estos modernos e innovadores (para aquella época) aviones de combate con motores a reacción. Actualmente sigue en pie y es utilizado por militares. En la Próxima ruta iré alli,además me pilla mucho más cerca de casa.
En total pensaron en aquella época construir seis Bunkers en toda Alemania. Los aliados habían bombardeado todas las fábricas de aviones,con lo cual necesitaban retomar el poder del espacio aéreo y esta era la solución. Además,con ese novedoso tipo de avión,mucho más rápido, hubieran ganado problabemente su objetivo. La falta de presupuesto en tiempos de guerra hizo que empezaran a construirse tan solo tres Bunkeres en la Alta Baviera: Mühldorf,Landsberg am Lech y Kauferring.

Bajo mis pies habían 18 metros de profundidad que albergaban 9 pisos de la fábrica.
Este Bunker de Mühldorf fue programado para construirse en tan solo 6 meses. Turnos de 4.000 trabajadores diarios.

Al final,este proyecto inacabado fue descubierto por los aliados durante un reconocimiento aéreo previo al bombardeo del aeródromo de Mettenheim y la red ferroviaria de Mühldorf. La obra era demasiado grandiosa como para camuflarla. Si hubieran conseguido terminar su construcción,la idea era de cubrir los arcos con tierra y plantar árboles. El lugar estaba en medio de un frondodo bosque y hubiera pasado inadvertido.

En esta foto observamos la grandiosidad del proyecto comparado con el tamaño de dos personas.

Los arcos restantes del Bunker destruidos y hundidos en el suelo.
Arcos hundidos en el suelo destrozados.

A unos metros del Bunker hay entradas subterráneas,nidos de ametralladoras,almacenes,depósitos de agua,etc...

Entrada obstruida y  vallada con carteles de "peligro". En los túneles subterráneos encontraron bidones con gas de la Primera Guerra Mundial. Fueron retirados a finales de los años "80" por las autoridades.


Cuando el batallón de tanques 47 de la 14a división blindada llegó al lugar tomó posesión del Bunker. Esto fue en mayo de 1.945. Su forma novedoda de construcción fue estudiada minuciosamente por los americanos y decidieron destruir el lugar ( en 1.947) con cientos de kilos de TNT. Esto lo hicieron para probar su resistencia ante la posible construción de otros Bunkers similares en Estados Unidos. A finales de los años “80” retiraron unos contenedores almacenados en los ´túneles subterráneos con gas Clark I,utilizados en la lejana Primera Guerra Mundial.

El techo del Bunker está lleno de gruesos alambres porque iba otra capa de hormigón encima. Luego plantarían árboles para hacerlo "invisible" a los aviones-espía enemigos.

Sin duda,nuevamente afirmo, que la larga kilometrada hasta este lugar histórico mereció y mucho la pena.

Una vez sali del bosque de Mühldorfer Hart empezó a lloviznar y a caer un buen chaparrón. Volvi por el camino de ida. Ahora encontraría más bajadas que subidas.

Con lo que no contaba era con el fuerte viento que empezaba a levantarse. Primero soplaba en las amplias llanuras. Según doblaban los caminos en una dirección o otra me daba de lleno o me empujaba por la espalda. A veces me daba el viento de lado y si iba por la derecha de un camino acababa a la izquierda. El viento cada vez era más fuerte. No podía avanzar porque me daba de cara. Si a la ida la media era de 19-25 km/h,ahora avanzaba como mucho a 9-11 km/h.

Hasta en los rápidos descensos tenía que frenar ,incluso parar. Horrible. Me costó bastante llegar a Erding. Alli pensé en coger un tren hacia Múnich,pero son caros y tenía miedo de hacerme un lio y aparecer en otra parte.
No tenía saldo en el móvil. Mi mujer me había llamado unas siete veces. Tenía los oidos y la boca tapados con la braga térmica y el viento me impedía oir bien. Solamente escuchaba el zumbido de las fuertes ráfagas. En la parte de las colinas de “windows95” empujé la bici en algunas cuestas porque literalmente volcaba.

No pude llamar para decirle que iba a tardar más de la cuenta. La idea (sin viento,la lluvia da igual) era llegar como mucho a las 18:30 de la tarde. El pesado pedaleo contra el viento junto a la angustia de saber que estaban sufriendo en casa sin saber me angustió. Lo estaba empezando a pasar verdaderamente mal. El teléfono lo llevaba dentro de mochila y esta cubierta por el protector de lluvia. Llovia bastante. Paré en al menos tres ocasiones para refugiarme del viento,ya que empujaba mi bici con peligro de caer. Puede nevar o llover a cántaros que el peor enemigo natural del ciclista es: el viento!!!.

Por suerte pedaleaba por carriles-bici de larga y corta distancia sin coches o apenas coches. Me quedé sin agua. Agoté los tres litros que llevaba en la mochila. En Alemania apenas hay fuentes de agua potable y pensé en “robar” de algún jardin o pedir agua en alguna casa de aldea.

Ya me estaba aproximando a Múnich por el carril-bici del Isarradweg cuando oscureció. Me puse el  faro de 100 lúmens en el casco,encendí y segui camino pedaleando despacio y aprisa según soplaba. Por fin pude contestar a una de las llamadas de mi mujer. Bajo la lluvia me quité la mochila y el cubre-mochila para sacar el móvil. Mi mujer estaba asustada y dijo que llamó a la policía para buscarme!!!. Esto me causó un gran “acojono” y pensé en lo “idiota” que soy cometiendo estas “locuras”. La angustia se acrecentaba en mi interior viendo que pasaban las horas y no llegaba a destino. Por lo menos mi mujer ya estaba avisada. Luego pensé que lo de la polcía era un “farol” para provocar que llegara antes. Puto viento!!!.

Bebí agua directamente de la lluvia que iba cayendo sin piedad. Simplemente abria la boca y movía la cabeza apuntando hacia el cielo. Tras 220 kilómetros,100 de ellos contra el viento,mis piernas se convirtieron en pesadas vigas de hormigón. Ya estaba entrando en Múnich viendo sus poderosas constucciones. Encontré a algunos ciclistas urbanos que me adelantaban con suma facilidad. Casi choqué por escasos centímetros con uno que venía de frente. El cansancio me afectó mucho. Al fin llegué a casa. Mi mujer y mi hijo estaban durmiendo. Al día siguiente me dijo que no llamó a la policia pero que estuvo a punto. Le pedi perdón y nos dimos un abrazo.

Mi nuevo récord en distancia pedaleando!!!
 Menuda aventura. En estas fechas no hay que fiarse del tiempo en Múnich. La proximidad de los Alpes Bávaros hace que el tiempo cambie en horas. La semana siguiente a la aventura siguió soplando el viento aún más fuerte y hasta una mañana nevó. Menuda primavera!!!

Ficha:
Distancia: 230 km.
Tiempo: 14 horas 15 min. (por culpa del fuerte viento).
Desnivel total acumulado subiendo: 1.219 metros.
Altura máxima: 581 netros.
Consumo líquidos: 3 litros agua.
Consumo sólidos: 5 barritas muesli chocolate,dos sandwith chorizo.

2 comentarios:

  1. Muy interesante la parte histórica de este post y del anterior.

    230 kms.y en esas condiciones, qué pasada!!

    ResponderEliminar

Agradezco tus comentarios