No pretendo ser el más veloz,ni el más técnico. Sin cuentakilómetros. Únicamente disfrutar de mi bicicleta,los lugares recorridos y poder mostrarlo al mundo.
Dos Pedales: rutas largas por la naturaleza y la historia. Rutas por la Comunidad Valenciana y Galicia (España), también Baden Württemberg y Bayern (Alemania)...

1/3/15

Corazón peregrino y viajero: Navalcarnero

Siempre cuando escribo sobre el Camino de Santiago, describo las emociones que he vivido allí, que seguirán conmigo siempre, por toda mi vida…
Empecé a escribir sobre otras experiencias, porque creo que es importante también dar atención a otras facetas de nuestras vidas para que no nos quedemos frustrados por no poder estar siempre en nuestra amada ruta jacobea.

  Navalcarnero
 Una cosa que siempre hago con mi familia es viajar. Nos encanta. A mi conocer otros lugares, a mi marido visitar otra vez o tener el placer de conocer alguna ciudad nueva juntos, los tres. Entre países, ciudades, villas, barrios, campo o playa, allí estamos nosotros y muchas veces descubrimos  detalles divertidos como nuestro paso por una villa, aquí al lado de Madrid, llamada Navalcarnero.
Por: Ivy Silva
Antes de nada hay que recordar que esa villa estuvo bajo la jurisdicción de Segovia del 1499 hasta 1627, año en que se emancipó, pero antes que esto ocurriera muchos combates  entre los señoríos cercanos que luchaban para que Navalcarnero estuviera libre, en ese período fue cuatro veces devorada por las llamas y en  varias más la intentaron arrasar a mano armada… Tantas dificultades forjaron el ánimo de sus pobladores, creando personas duras dispuestas a luchar por lo suyo y sobrevivir a las adversidades, lucharon para conseguir, definitivamente su tierra y mejorar su condición de vida. Este período quedó conocido como Guerra de las Comunidades…
Eran finales de otoño de 2014, paseábamos por las gélidas calles del pueblo de Navalcarnero; habíamos visto el gran teatro que ha sido reformado y presenta obras que no dejan nada que desear a las obras presentadas aquí por el centro.  También visitamos la casa de la lonja que es una especie de museo del pueblo, muy interesante porque está como siempre ha sido: Una tienda con productos expuestos que nos remiten directamente al pasado. Está todo dispuesto como en una tienda que, seguro, han visitado los antepasados de muchos españoles… Hemos visto vinotecas (por cierto Navalcarnero era y es un gran productor de vinos: De los buenos vinos con D.O Vinos de Madrid.) Las calles estaban desiertas y las personas se abrigaban en sus casas, bares, restaurantes o… 
Foto: Ivy Silva
 ¡En las cuevas: Que hallazgo! Las cuevas son una arquitectura “oculta” que desde el siglo XVIII era usada para la conservación de alimentos, hoy más conocida por la conservación de vinos. Muy curioso es que ya en 1753, han hecho en la ciudad una especie de censo y fueron catalogadas un total de 139 cuevas distribuidas por el casco urbano de la villa, y muchas seguirán allí, a pesar de los derrumbes que han ocurrido en 2011… Debajo de la Plaza de Segovia hay cuevas rehabilitadas y que son hoy en día mesones (donde se come de maravilla), que nos producen un verdadero viaje el tiempo, una vuelta por el pasado y conocer las tradiciones castellanas con su típica decoración, herramientas  y ornamentos de la época.
Había comentado que hemos encontrado diversión sí, eso es verdad: En una de las cuevas, la Cueva del Príncipe, admirábamos la decoración apreciando el buen vino, cuando, de repente la camarera se pone de pie al lado de la mesa (con un garrote gigante y un reclinatorio en sus manos), pide que yo (si yo…) me levante y dice cosas como que ella sabía que yo era una pecadora y que ella sentía que  tenía que ayudarme librarme de todos mis pecados, etc…etc… No sabía bien si la chica era una camarera predicadora o al revés… Lo que pasó es que todas las personas se quedaron mirando cuando me pidió que me arrodillara en el reclinatorio (de donde, como en un truco de magia, sacó una boina negra gigante y la puso en mi cabeza) me entregó el garrote y allí me quedé yo esperando que mi castigo no fuera tan cruel… El “gran sacrificio” al cual fui “obligada” a pagar era tener que beber del porrón en el tiempo que ella especificara, sin dejar caer ni una gota, y me alertaba que si lo hacía mal tendría que empezar de nuevo. (¡Oh! Vaya sacrificio… ¡el vino estaba tan bueno!) En fin, pena pagada con éxito, ella se retiró llevando su garrote gigante, el reclinatorio y la debida boina… Después de mí, otros “pobres diablos” han sufrido el “terrible castigo”, y claro pasado el susto inicial el restaurante se transforma en una fiesta con las personas más leves y ambiente ameno.  Muy divertido y distinto de todo lo que yo ya había  visto por mis caminadas por España…
Confieso que hubo personas que se levantaron de sus mesas y fueron… Claro, yo puedo entender: lo diferente de nuestro día a día asusta y el efecto sorpresa muchas veces no es bien aceptado. ..
Hay que estar atento en los viajes para no quedarnos cerrados en nuestro “no saber y no querer conocer”, todo te enseña, todo es una nueva aventura, algunas veces tenemos que caminar mucho para conocer lo nuevo, pero otras veces la alegría y la novedad están en la puerta de nuestra propia casa, y podemos pasar un buen rato olvidando los problemas y siendo simplemente felices…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco tus comentarios