No pretendo ser el más veloz,ni el más técnico. Sin cuentakilómetros. Únicamente disfrutar de mi bicicleta,los lugares recorridos y poder mostrarlo al mundo.
Dos Pedales: rutas largas por la naturaleza y la historia. Rutas por la Comunidad Valenciana y Galicia (España), también Baden Württemberg y Bayern (Alemania)...

24/7/14

Corazón peregrino: Santiago

         Cada jueves una cita con nuestra colaboradora Ivy Silva que nos habla del Camino de Santiago.
 
                                                                       Santiago


Por: Ivy Silva
Y un bello día el Apóstol entra por la puerta de tu casa y te coge de la mano:
Ven, camina y lleva mi nombre a todos los pueblos.”

Y, como apóstoles contemporáneos, salimos de nuestra casa sin más que una mochila, un sombrero y un bordón. Las ganas de caminar invaden nuestro cuerpo, sea él joven o no tan joven… 

Por supuesto que hablo de manera figurada en lo que conlleva las necesidades de un peregrino, apenas quiero decir que en el camino “transformamos” nuestro equipaje en algo sencillo y sereno para que podamos disfrutar hasta llegar a nuestra meta.

Serán muchos días siguiendo el paso de miles y miles de peregrinos que otrora han marcado el camino de tierra, piedra o asfalto y, mientras nuestros pies siguen el deseo de nuestro corazón, las ampollas surgen en nuestros pies y manos…

Santiago nos habla todos los días Sus palabras alivian la mente pero el cuerpo ya pide descanso... No es tarea fácil caminar en busca de un sueño, pero la fuerza no abandona a los valientes peregrinos que han sido elegidos para estar allí.

Con “la llamada del Apóstol”, un nuevo mundo iba surgiendo al borde del camino y catedrales, villas, puentes daban trabajo y esperanza a los que miraban, complacidos, a los andrajosos viajeros que seguían su promesa de andar hasta alcanzar el mar y en él recoger una concha, símbolo de la fe peregrina de aquellos cristianos del pasado, y volver a sus casas o decidir quedarse en algún pueblo que adoptaban como suyo.

Leyendas han surgido para animar y fortalecer la fe. Gran caballero de la cruz roja, Dios de España, rigoroso en las guerras y defensor de su patria. Santiago el guerrero, Santiago el Apóstol, Santiago nuestro amigo.

Las festividades del Santo ya se acercan, los vecinos, los turistas y los peregrinos toman todos los rincones de la ciudad. En la Obradoiro, miran el alto de la catedral y sienten la cálida mirada de un señor que lleva un gran sombrero, su bastón y las palabras de Dios (las tiene sujetas con cuidado, muy cerca de su cuerpo, para que no se le caiga nada). Este señor observa admirado como llegan las personas, como se ponen delante de su casa; observa la emoción de quien llega cansado y sucio, desde muy lejos, siguiendo su llamada y teniendo el placer de poner los pies en la ciudad en Su día. Sus ojos felices miran los abrazos y escuchan las canciones en su honor. Ya han pasado muchos siglos y él aún puede ver la emoción en el rostro de cada persona que allí se encuentra.

Si, muchos siglos han pasado y los pasos siguen sonando por los bosques y por las calles; pasos de los que creen en un sueño, que seguirán cada día y cada año viniendo hasta el campo de las estrellas. Porque las almas peregrinas de ayer han buscado nuevos cuerpos y son, con la magia de El Camino, los peregrinos que caminan hoy.


El sueño sigue. Desde lo alto de la catedral, Santiago sonríe.       

Ivy Silva

1 comentario:

Agradezco tus comentarios