No pretendo ser el más veloz,ni el más técnico. Sin cuentakilómetros. Únicamente disfrutar de mi bicicleta,los lugares recorridos y poder mostrarlo al mundo.
Dos Pedales: rutas largas por la naturaleza y la historia. Rutas por la Comunidad Valenciana y Galicia (España), también Baden Württemberg y Bayern (Alemania)...

4/7/14

Corazón peregrino. La Herencia Romana

          Esta semana,algo inusual en esta sección,publicamos el texto de Ivy Silva hoy viernes..
Hoy Ivy nos transporta al pasado más remoto de nuestro pais,el legado de la antigua Roma...
                                                  
Por: Ivy Silva

                              La Herencia Romana

Peregrinar hasta Santiago de Compostela es como entrar en una máquina del tiempo que nos coloca en senderos y ciudades que ya existían en la Edad Media y épocas más antiguas aún. Es como atravesar un portal que nos posibilita ver y sentir, en primera persona, las sensaciones de estar viviendo la Historia. 

La primera vez que me encontré con una calzada romana, me acuerdo que un hormigueo, provocado por la emoción, tomó cuenta de mis manos y sujetar el bordón era como tener un hilo que me ligaba al pasado, un pasado muy lejano, una época en que los romanos y su arquitectura avanzada poblaban su imperio en la Península Ibérica.

Me acuerdo que en mi Camino Portugués,  salí de mi itinerario, movida por una curiosidad suprema y llegué a Viana do Castelo donde el trazado de la calzada romana se mantiene casi intacto y pude, a cada paso, imaginarme en el año 150 A.C.… Y a cada paso que daba no dejé de pensar que magnificas obras nos han dejado ese pueblo de mercenarios, conquistadores y, sin lugar a duda, maestros de ingeniería.

Imposible no comentar de forma muy resumida sobre esos sitios privilegiados, (pero no tan conocidos como Segovia, Mérida, Sevilla, Pamplona, Palencia, etc.) que se encuentran también fuera de los Caminos a Santiago, como por ejemplo: Idanha a Velha situada al sopié de Monsanto y a orillas del río Ponsul; Beira Baixa,  Conimbriga, Aldea de Segura (que es un pueblo situado junto a la  calzada romana de Mérida a Viseu y tiene un  puente romano de cinco arcos), todos en Portugal.  

También en nuestro país vecino podemos encontrar el campamento romano de Viseu (un campamento de forma octogonal, con grandes fosos y terraplenes, que tiene unos dos kilómetros de perímetro). Una maravilla como tantas y tantas otras obras dejadas por los romanos que yo no terminaría de nombrar a todos y que hoy en día podemos deleitarnos observando sus construcciones.

A todas las personas que viven en España o Portugal puede parecerles muy sencillo encontrar vestigios de las calzadas, acueductos, templos, teatros, termas y miliarios, pero para peregrinos como yo, que vienen de un país “joven” como Brasil, sin tradición arquitectónica ancestral y con pocos vestigios arqueológicos, es como he dicho antes: Es como entrar en una cápsula del tiempo, es poder admirar el pasado en pleno siglo XXI, es absolutamente encantador, un bálsamo para los sentidos, una lección de vida para ser “degustada”, apreciada y absorbida por todo nuestro ser.

Y cada vez que me deparo con una construcción de ese tipo, doy gracias a la vida por poder verla conservada, por haber sido mantenida de manera que todos podamos conocerla; doy gracias por tener el privilegio de ver y sentir la historia delante de mis propios ojos…


Ivy Silva

1 comentario:

  1. Gracias Ivy de traer nos tanta bellisima realidad....a mi me pasa eso, pisar piedras ancianas y resentir las personas que habrán pasado por ellas...hacerme esas preguntas, sentir el orgullo de pertenecer a esos sitios...:-)

    ResponderEliminar

Agradezco tus comentarios