No pretendo ser el más veloz,ni el más técnico. Sin cuentakilómetros. Únicamente disfrutar de mi bicicleta,los lugares recorridos y poder mostrarlo al mundo.
Dos Pedales: rutas largas por la naturaleza y la historia. Rutas por la Comunidad Valenciana y Galicia (España), también Baden Württemberg y Bayern (Alemania)...

17/7/14

Corazón Peregrino: Caminos de la Vida

                                               
Nuevo y maravilloso texto de Ivy Silva


                                                            Caminos de La Vida

Camino Francés, Camino Inglés, Vía de la Plata, Camino Portugués, Camino Primitivo, Camino del Norte, caminos... 

Por: Ivy Silva
Muchos son los nombres, variadas son las rutas; inicios en ciudades y países distantes o en la puerta de nuestra casa. Caminos recorridos por la fe, por la aventura, por deporte o por encontrarse a uno mismo.

En esa “busca de uno mismo”, en el Camino de Santiago, somos algunas veces sorprendidos por sentimientos que surgen como una lluvia en medio del verano, sensaciones que nos llevan a pensar que el Camino es como un portal que hace que personas de distintos países, costumbres, religiones y maneras de ver la vida (que muchas veces se distinguen totalmente de la nuestra), pasen a formar parte de nuestro día a día, en las “rutinas” de caminar, llegar al albergue, buscar nuestra cama, ducharse, cuidar de los pies, comprar comida o prepararla…

Rutina es una  manera de decir, porque son cosas que hacemos con todo cariño, pues sabemos que los días están contados y que el Camino tiene un principio, tiene los kilómetros caminados día tras día y  tiene el final… 

Son días que sabemos que tenemos que disfrutar al máximo, porque, como siempre decimos,  el Camino de Santiago es como la vida misma, pero repito, en el Camino sabemos exactamente cuándo empieza y cuando termina, y por eso surge un  sentimiento de compañerismo sincero.

No sabemos por qué con algunas personas la energía fluye y crece a cada día como una hoguera en el invierno, que cuanto más frio hace, mejor se está a su lado, y ponemos, a cada rato, un poco más de ramas secas para ver el fuego renacer y notar como nos sentimos bien estando allí.

Por supuesto que también ocurre al revés y nos encontramos con personas y situaciones que sentimos que no hay “buena onda”, y algunos peregrinos pasan por nosotros como si ya nos conocieran y hubiéramos tenido una riña en un día cualquiera (o en algún rincón del pasado; algo en un plan astral, en que hemos vivido y ni teníamos idea… o sea, una antipatía sin explicación lógica… Sí, eso nos pasa a todos por lo menos una vez en la vida.) Pero, prefiero hablar de las buenas energías  por eso seguiré, con mi pensamiento inicial…

Ese sentimiento de compañerismo que surge en el camino es lo que llamamos espíritu peregrino; el espiritu peregrino es aquella sensación de caminar conectado con el entorno, es como estar agarrado al suelo por raíces que nos permiten caminar, pero a la vez nos hacen sentir parte de un todo. 


Nos sentimos útiles cuando alguien necesita nuestra ayuda, sea un compañero o no, un lugareño o algún animal. Cosas que pasan por la ruta jacobea que no son comunes en nuestra vida diaria, actitudes de solidaridad que aprendemos allí a cultivar con los demás y que deberían siempre seguir existiendo en nuestras vidas, pues el Camino es, más que una escuela: Es una universidad de la vida. 

Y esa experiencia debería cambiar algo, definitivamente, dentro de nosotros.

Hablaba de las personas que se cruzan en nuestro camino y que son algo más que una compañía para el trayecto. El Camino, muchas veces trae personas que se tornarán buenos amigos y que cuando volvemos a casa, hablaremos algunas veces por teléfono, o internet para recordar las aventuras jacobeas y, sin lugar a duda, es una experiencia gratificante.

Pero el Camino, pocas, muy pocas veces, nos regala algo aún más especial: Regala una persona; una persona que pasa a hacer parte de nuestra vida diaria, alguien que tenía el nombre escrito en la vía láctea, un nombre que tendríamos que descifrar en el camino de las estrellas: Un regalo preparado por el Universo, tramado por la naturaleza, idealizado por la energía del Camino de Santiago.

Ese camino es una ruta que hace que el mundo se quede más pequeño y las fronteras dejen de existir, permitiendo así que otras culturas y religiones puedan fundirse en un amistoso abrazo y que ese abrazo pueda encontrar su otra mitad  y volar, volar lejos en busca de su felicidad.

Caminos recorridos por la fe, por la aventura, deporte o para encontrarse a uno mismo.”

Pero que muchas veces uno  ese “uno mismo” puede transformarse en dos para seguir los caminos de la vida, como amigos, hermanos o parejas que se quieren de una manera más que especial; es un amor que nace en los ojos del alma, un sentimiento de respeto y admiración por la persona que está a nuestro lado: 


Es un sentimiento mágico y único, es el amor peregrino que nace en el Camino…


Ivy Silva


2 comentarios:

  1. Hola Angel,muy buenas tardes,hermoso relato sobre el camino,me entusiasmó grandemente,la verdad que es escrito con el corazón de un peregrino,o más bien concretando de una pertegrina,pero sinceramente me gustó muchismo,mis saludos a ti y a esa peregrina que no tengo el placer de conocerla,quizas algun dia en estos caminos que recorreremos la pueda conocer,para mi sería un gran placer e igualmente a ti,Angel,recibe de este peregrino que te sigue en tus andanzas de caminante,aunque sea en bicicleta,un fuerte abrazo ygualmente a tu familia.

    ResponderEliminar
  2. Que puedo décir,? toda mi pequeña infancia viviendo al lado de un albergue, al lado de
    Tui, una frontera importante para todos vosotros, peregrinos de mi alma...toda mi infancia admirando esas personas que venían de lejos, para caminar hacia Él,
    El Apóstol....el Capitán de mi tierra,
    Para mi el camino tan cerca..de mi mente de niña, me hacía soñar...hasta poderlo tocar con mis pies de adolescente...
    Pués el mejor encuentro de mi camino, fué virtual, casi cuarenta de mis años después!!y alejada de 1600km de mi capital...ese encuentro, no me acuerdo como pasó, sé que una frase, una foto, quizás, me llamó la atencción....y me atiró hacia ella, Ivy, pués cada uno de sus relatos, sus photos, los reconocía, impregnados en mí..y como si la conociera..me puse a charlar con ella...gracias Ivy de haberme abierto tu puerta..aunque virtual, si importante para mí, saber que hoy en la tierra, hay personas como tú, solo pudo ser un regalo de mi Apóstol para mí:-)

    ResponderEliminar

Agradezco tus comentarios