No pretendo ser el más veloz,ni el más técnico. Sin cuentakilómetros. Únicamente disfrutar de mi bicicleta,los lugares recorridos y poder mostrarlo al mundo.
Dos Pedales: rutas largas por la naturaleza y la historia. Rutas por la Comunidad Valenciana y Galicia (España), también Baden Württemberg y Bayern (Alemania)...

6/3/14

Corazón peregrino: El color en el Camino.

El Camino de Santiago por Ivy Silva,como cada jueves un texto nuevo.


                                                                        El color en el Camino


Por: Ivy Silva.
¿Tiene un color la esperanza?  

Yo siempre he oído que el color de la esperanza es verde. Pero desde hace unos años tengo pensado que en verdad, el color de la esperanza es el  amarillo.

Me gustaría tener mucho conocimiento para hablar de algo específico, con sabiduría plena, libre de miedos por cometer algún error. Pero el conocimiento pleno necesita tiempo y dedicación para comprenderlo y transformarlo en información que llegue a interesar a otras personas. Conocimiento no tengo todo pero si ganas de hacer un pequeño homenaje a una persona que admiro muchísimo y aunque también me falta tiempo esto no me impedirá hablar del orgullo que siento en conocer un poco la historia de Elias Valiña, “el cura de O Cebreiro”.

Ese Camino de Santiago que conocemos hoy en día, estaba casi olvidado. Pero la labor, la constancia y la serenidad de los que saben lo que quieren, han hecho de Elias Valiña un nombre que jamás se apagará de la Ruta Jacobea.

Ese hombre, nacido en Sarria (Lugo) el 2 de febrero de 1929, ha cambiado la historia del Camino al decidir,  después de estudiar minuciosamente la ruta en sus mínimos detalles, recuperar el trazado original. Con su viejo coche empezó el viaje para  el cambio de la historia del Camino de Santiago en la segunda mitad del siglo XX. A partir de 1984 Elias Valiña empezó a pintar las flechas amarillas desde la remota Roncesvalles (entrada ícono del Camino de Santiago desde Francia) en una frenética lucha contra el clima y las condiciones materiales. 

Dicen que ha elegido el amarillo por ser la tinta más barata en la época y con su coche atravesaba todos los pueblos y provincias para cumplir su objetivo: Demarcar el Camino de Santiago con las setas amarillas que todos los peregrinos buscamos, sin al menos preguntarnos de donde han surgido esas señales que nos llevan hasta Santiago de Compostela.

La esperanza que tengo es que esa fuerza sobrehumana que tenía Elias Valiña en conservar el Camino de Santiago, siga creciendo y que todas las asociaciones jacobeas puedan fomentar el desarrollo y el cuidado de esa preciosa ruta. Y que nosotros peregrinos sepamos caminar sin dañar, conocer sin llevar cachos, respetar como el Camino en su plenitud nos respeta y amarlo en un amor infinito que pueda transcender generaciones de peregrinos que pasan y pasarán por sus senderos.

Gracias Elias Valiña por tu labor incansable. Gracias por guiarnos en los más difíciles senderos. Gracias por tu valentía, valor, fuerza y creer en tu sueño, en no dejar que el camino sea olvidado.
Sí, creo que la esperanza tiene color: El color es el amarillo.


Ivy Silva


1 comentario:

Agradezco tus comentarios