No pretendo ser el más veloz,ni el más técnico. Sin cuentakilómetros. Únicamente disfrutar de mi bicicleta,los lugares recorridos y poder mostrarlo al mundo.
Dos Pedales: rutas largas por la naturaleza y la historia. Rutas por la Comunidad Valenciana y Galicia (España), también Baden Württemberg y Bayern (Alemania)...

27/3/14

Corazón peregrino: El Camino para todos

            Bonita redacción de nuestra colaboradora Ivy Silva como cada jueves.    
      
                                                                    El Camino para todos

Por: Ivy Silva
Al largo del año hay peregrinos de todo el mundo recorriendo la Ruta Jacobea.
Hablando de países al otro lado del océano: 
¿Es el Camino de Santiago, una experiencia solo para los extranjeros que tienen más dinero?
Estos días estuve pensando en algo para escribir y me ha entrado una melancolía brutal en el corazón y esa pregunta no quiere callar; es más: Necesito hablar sobre de ello. Ya he dicho varias veces que el Camino nos llama. Me ha llamado y he dejado todo para recorrerlo. Cuando digo todo, hablo en serio:
He pedido mis vacaciones con antelación para poder venir a Portugal para caminar hasta España. En la empresa en la que yo trabajaba en Brasil me han hablado de  darme las “vacaciones eternas” para que yo desistiera de mi idea y ni así he temblado; al revés, con el dinero que recibiría podría equiparme mejor (lo que no ocurrió, porque en Brasil tu solo recibes tu sueldo un mes después de dejar tu trabajo). 
Cuando empecé mi Camino no tenía nada más en mi mente a no ser caminar y caminar, sin trabajo para el que volver,  ni tenía grandes preocupaciones sobre el asunto. He decidido escuchar a mi corazón y punto.
Pero no todas las personas son como yo. Los que trabajan, lo hacen porque lo necesitan (yo también lo necesitaba, pero el grito de la llamada me ha hecho sorda para las negativas), porque tienen que pagar cosas, porque tienen familia y porque para salir de Brasil para caminar es necesario estar consciente de que te vas de vacaciones (que se supone salir para descansar) y volverás más cansado aún. 
Para salir de mi país para caminar es necesaria una decisión que no es sencillamente coger un autobús que te deje en Pamplona o en Oporto. Es mucho, pero que mucho más que eso. Ojo, estoy hablando de los asalariados como yo, porque para quien tiene más posibilidades, la llamada del Camino no es solo una llamada: pero sí una orden.
¿Me preguntaba cómo se vive teniendo la llamada en el corazón, sin posibilidad para convertir ese objetivo en una realidad? Que agonía deben de sufrir los peregrinos de alma que no pueden  salir de donde están… porque la voz del Camino no cesa, no desiste de llamar.
Creo que hoy estoy más sensible. Hoy pienso que muchas personas están ahorrando todo lo que pueden (como he hecho yo hace siete años) escuchando su corazón, no preocupándose de si tendrán una ropa de marca deportiva, unas botas hi-tec  o un bordón de aluminio ultra leve. Hoy pienso que en mi primer Camino, donde salí de casa con quinientos euros para mi viaje y ya en el aeropuerto de São Paulo me sacaron ciento setenta y cinco,  mi cabeza me decía: “Vuelve a casa”. Pero el corazón (¡ah ese corazón!) gritaba: ¡Sigue de frente! Y he seguido. Pero no ha sido fácil…
Pienso en mi mochila, era una vieja mochila militar, que vacía ya pesaba casi dos kilos, yo utilizaba tres chaquetas para el frio (pero después tenía que cargarlas en la mano), pienso en mi  pantalón de algodón muchas veces se quedaba encharcado con las lluvias gallegas y como no, pienso en los donuts  que eran mi desayuno y muchas veces comida y cena… La llamada me ha llenado de tanta energía que el hambre o el frío eran cosas ya olvidadas en mi mente. 
Pero la llamada para las personas con menos dinero,  algunas veces puede convertirse en una desesperada búsqueda para cumplir su objetivo. Muchos caminan por Brasil en caminos creados para ese fin. Son los llamados “caminos preparatorios para El Camino de Santiago”. El único problema es que son caminos de pago, donde los grupos son formados para caminar un fin de semana adquiriendo el “espíritu peregrino”, son salidas caras que llevan a gastar lo que se podría economizar para los billetes de avión, comidas, etc.
¿Por qué hablo sobre todo eso? Por qué NO, el Camino de Santiago no es un itinerario solo para las personas que pueden más. Las personas que son llamadas para el camino tienen que tener en cuenta que si les ha tocado recibir su llamada es por qué, de una manera u otra, eso se puede realizar. La llamada del Camino indica que algo nuevo va a suceder y eso es la verdad más pura y clara que existe.
Ayer leía un artículo de los angelitos del Camino, que siempre están por allí cuando tú menos los esperas, y pueden regalarte un vaso de leche, un cacho de pan o un bastón… Ellos existen y tú necesitas creerlo porque así, creyendo, tus amarras del miedo y de la duda te dejarán libre para seguir tu llamada.
¡Nunca nos olvidemos de nuestros antepasados peregrinos! Nunca nos olvidemos de sus penurias y jamás nos olvidemos de que sí ellos lo han conseguido, nosotros también lo haremos, porqué lo difícil es lo mejor. ¡Confía!
Mi Camino ha sido muy duro y maravilloso a la vez…
Y cuando llegué de vuelta al Brasil, todo ya había cambiado. Pero eso, eso es otra parte de la historia que un día os contaré…

Ivy Silva



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco tus comentarios