No pretendo ser el más veloz,ni el más técnico. Sin cuentakilómetros. Únicamente disfrutar de mi bicicleta,los lugares recorridos y poder mostrarlo al mundo.
Dos Pedales: rutas largas por la naturaleza y la historia. Rutas por la Comunidad Valenciana y Galicia (España), también Baden Württemberg y Bayern (Alemania)...

13/2/14

Corazón peregrino: Camino de Santiago: Tú si que vales.

Ivy: Reflexiones sobre el Camino de Santiago. Como cada jueves nueva entrega con sus escritos.

                                            Camino de Santiago: Tú que sí que vales

Por: Ivy Silva.
Por más que queremos creer que en el Camino de Santiago podemos encontrar un mundo completamente nuevo, hay que estar atentos que no es exactamente así…

Siempre he oído hablar que el camino empieza en la puerta de nuestra casa, y eso puede ser  verdad. Cuando sentimos la llamada del camino, hacemos una lista de todo que necesitaremos y empezamos a pesquisar, preguntar, buscar, comprar, participar de grupos de peregrinos para obtener informaciones, en fin, el camino empieza cuando sentimos a necesidad de recorrerlo.

Estando ya allí, seas del país que seas; no importa las veces que lo hemos recorrido, siempre en los primeros días hay como que una necesidad de saber con quién caminamos, de donde vienen, porque están allí, cuantas veces lo han hecho, etc…
Hay comunicación. Percibimos que no hay barrera del idioma, todos hablan con todos, unos un poco más o un poco menos, pero nadie se siente solo, es como que una cadena de energía que se forma y todos se tornan amigos…

Amigos?

Bueno, en el camino tenemos la posibilidad de conocer mucha gente, hablar de muchas cosas, abrir nuestro corazón como nunca lo habíamos hecho con nadie y eso nos deja con la sensación de que hemos encontrado un amigo. Sentimos que allí estará un amigo para toda la vida, alguien que te comprende, cosa que ya no conseguías, antes de empezar la caminada, y no entendías por qué.  Te sientes acogido y tranquilo… Buenos pensamientos esos…

La ruta jacobea es, más que un camino a ser recorrido, un análisis donde tenemos la oportunidad de hacernos a nosotros mismos. Es una manera de conocer nuestros límites y  nuestra capacidad de sociabilidad. Mientras hablamos con “desconocidos hasta entonces”, nos sentimos más a gusto para hablar de nuestros sentimientos, de nuestras dudas, pesares, alegrías y de nuestros sueños. 

Creo que tenemos siempre en cuenta que los amigos están siempre cerca y siempre preparados  para escucharnos y pensamos que así seguirá siendo. Pero un día el trayecto se termina y después de los abrazos y promesas de amistad eterna, cada uno toma su rumbo y lo que nos queda lo veremos  en las semanas, o mismo, en los días que siguen:  En principio todos siguen unidos con el espíritu del camino pero poco a poco cada persona se ocupa de sus quehaceres diarios, dejando para hablar con su “nuevo gran amigo” después… Y después… Y después… Hasta que la “bella flor de Santiago” de un rojo vivo pasa a tener un color de planta sin agua y las líneas de perfecta armonía se empiezan a degradar:

Las plantas necesitan cariño y cuidado; las amistades lo mismo.

Por suerte, de muchos se quedan pocos: Pocos y necesarios. Necesarios y verdaderos, porque están allí esperándote  cuando tú los necesitas pero por suerte, no están solo esperando: están contigo siempre en palabras o actitudes, están siempre presentes porque los amigos de verdad son así porque saben que tú también estás con ellos siempre. Es un ciclo vital dando fuerza y vida a la amistad.

Lo bueno del Camino de Santiago es que podemos traerlo siempre con nosotros, traer su experiencia, su energía y transformar nuestro día a día en un eterno Camino de las Estrellas, porque más que en nuestra casa, el camino empieza dentro de nuestro corazón. Y nuestro corazón siempre está abierto para las cosas buenas y bellas que el Universo nos ofrece.


Ivy Silva


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco tus comentarios