No pretendo ser el más veloz,ni el más técnico. Sin cuentakilómetros. Únicamente disfrutar de mi bicicleta,los lugares recorridos y poder mostrarlo al mundo.
Dos Pedales: rutas largas por la naturaleza y la historia. Rutas por la Comunidad Valenciana y Galicia (España), también Baden Württemberg y Bayern (Alemania)...

4/6/13

Tramo del Camiño ao Salnés y monte Castrove

El domingo volví a salir en bici para
ir al monte Castrove siguiendo la variante espiritual del camino portugués: el Camiño ao Salnés.

Salí tarde de casa con un bocadillo en la mochila pensando en comerlo una vez llegado arriba del Castrove,en el mirador de Loureiro.

Hacía un día estupendo,si no fuera por la tos habría ido mucho más lejos con la bici.
Tengo ganas de superar mi propio récord de 182 km en un día. ( a ser posible tocando poco asfalto a la vuelta).

El asfalto para una bici de montaña con cubiertas gruesas y tacos es duro,bastante duro.
No hay comparación con una de carretera que están diseñadas para ese mismo fin.

Iglesia San Pedro de Campañó.
Detalle.
Pila bautismal en el exterior.

Por fin colocaron carteles de madera con flecha y vieira en el bosque previo a la iglesia de Campañó.
Desde la misma iglesia de Campañó se ven las antenas ( el pico más elevado ) del monte Castrove.


Seguí fácilmente las indicaciones hasta el Monasterio San Juan de Poio,el cual adornaba su entrada con mantos del Corpus.


Llené mi mochila de agua en la refrescante fuente que hay en sus inmediaciones y continué pedaleando hacia La Seca y Combarro.

Adornos del Corpus.

La parte más dura de esta variante espiritual del Camino de Santiago portugués es la parte que sube de Combarro al mirador de Loureiro en el monte Castrove. Grandes cuestas por asfalto y cemento.

Para una bici sin alforjas tampoco es para tanto. Lo más duro es la principio mientras vamos saliendo de Combarro. Una vez dejadas atrás las callejuelas y casas la subida  al monte se lleva bien. Se hace por un solitario camino asfaltado.


Mirador de Loureiro.

Arriba del mirador vemos todo lo recorrido y ascendido desde Pontevedra que no es poco. Disfrutamos de unas maravillosas vistas de Pontevedra,La Seca,Combarro y al otro extremo de la ría Marín,la isla de Tambo...

Aprovechando el solecito...
Comí el bocadillo de mortadela con aceitunas y descansé un rato...

Ahora en vez de seguir por el Camiño ao Salnés seguí ascendiendo hasta tomar una pista forestal para introducirme en lo salvaje y disfrutar de la tranquilidad del monte. Y así estuve un buen rato subiendo y bajando por pistas,senderos,caminos...pero a ritmo muy tranquilo. La tos me fue respetando.

La Seca y Pontevedra a vista de pájaro.


Bajé del monte por un camino diferente enlazando de nuevo con la ruta de ida rumbo a Pontevedra...




Por cierto,tengo que cambiar el sillín por el otro blanco que llevaba hace tiempo. El original de mi bici que puse este fin de semana me destroza el culo....El de color blanco es un sillín de mujer,más ancho...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco tus comentarios