No pretendo ser el más veloz,ni el más técnico. Sin cuentakilómetros. Únicamente disfrutar de mi bicicleta,los lugares recorridos y poder mostrarlo al mundo.
Dos Pedales: rutas largas por la naturaleza y la historia. Rutas por la Comunidad Valenciana y Galicia (España), también Baden Württemberg y Bayern (Alemania)...

14/5/13

Sobrevolando las rías en bici

Me encanta madrugar para salir en bici. Cuanto más temprano mejor.
Salí de Pontevedra a eso de las 8:00 poniendo  rumbo al lago Castiñeiras (concellos de Marín y Vilaboa).

Comencé a dar pedales en la xacobea plaza de la Peregrina. A esas horas el sol se desperezaba tímido entre los edificios de la ciudad mostrando sus primeros rayos.


Callejeando para salir de la urbe me encontré,como suele ocurrir cualquier domingo,algún borracho rezagado dando la nota y pena también. 

Lo bueno es que tan temprano apenas circulan coches por la calzada y permite una salida bien rápida. 


Tuve algún pequeño despiste en las afueras pero no tardé en sumergirme entre la reparadora naturaleza salvaje.


Ya en las faldas del monte de San Xulián comenzaron las primeras cuestas importantes.


Hubo una que se me atragantó y a mitad más o menos empujé la bici contando unos 200 pasos cuesta arriba. Otro día intentaré subirla del tirón.


Una vez arriba seguí sin problemas por un bonito sendero tan cubierto de vegetación que me quité las gafas de sol para ver bien. Me dejé en casa esas con cristales que oscurecen con el sol.


Uno de los senderos estaba inundado pero pude pedalear por él sin problemas porque apenas tenía un palmo de  agua.


La verdad es que la ruta me estaba gustando mucho.

Reparadora fuente de agua fresca.

Ahora tocaba pasar por una "zona militar" colindante al cuartel de la Brilat. Por este lado del monte se entrenan sus soldados. Allí encontré dos perrillos solitarios que me hicieron gracia.



Empezaron a seguirme correteando mientras pedaleaba cuesta arriba. Cuando paraba a hacer fotos del paisaje se ponían a jugar entre ellos pegados a mi.


Estuvieron mucho rato conmigo acompañándome un buen trecho del camino. Al final como uno era digamos "rubio" y el otro "moreno" los llamé Zipi y Zape.

Zipi y Zape abriendo camino.

Cuando paraba de nuevo a sacar alguna foto el "rubio" me chupaba la pierna y pegaba mordiscos suaves.Bueno hubo uno que dolió un poco...el muy cabrito...al "moreno" en una ocasión casi lo atropello.
Parece que el "moreno" era el jefe y en sus peculiares juegos siempre ganaba y luego iba en cabeza dirigiendo al extraño grupo.



Aunque el ·rubio" era más cariñoso me gustaba más el otro.

Pero en cuanto tomaron confianzas conmigo empezaron a ponerse  pesados,así que suspiré por encontrar una buena bajada para dejarlos atrás y despistarlos.

Y por fin!!! Una bajada por pista y alguna que otra curva fue suficiente para perderlos. Los oí ladrar a lo lejos justo cuando me encontré a dos hombres cortando leña. Seguí por un bello sendero.


Ya estaba muy cerca del lago Castiñeiras.


Es un lago artificial creado en los años 50 y su nombre se debe a que la zona estuvo poblada por centenares de castaños. Hoy en día especies autóctonas conviven con árboles de diferentes procedencias. Es una bonita zona con mesas de piedra,barbacoas,zona de juegos para niños e incluso un bar. Ideal para pasar el día en familia,hacer deporte,ir a caballo...

Cerca está el mirador de Cotorredondo con 530 metros de altitud y una mamoa de la edad de piedra.

Numerosas rutas para bici de montaña bien señalizadas parten desde el lago. 

Nada más llegar vi a un pequeño grupo de ciclistas de montaña charlando a la sombra. A los pies del lago paré a tomar una barrita para seguir camino hacia el monte Faro.


Las vistas espectaculares acompañaban mi ascensión.



Ya quedaba poco y vi a lo lejos las antenas del punto más alto de monte Faro en Domaio. A sus pies hay un merendero desde donde se divisa la gran ciudad de Vigo. Es el denominado Chan de Arquiña.En el aparcamiento habían varios coches con portabicicletas de maletero.


Las torres de telecomunicaciones a lo lejos parecen como un futurista castillo sacado de un cómic de Flash Gordon.

Me crucé con algún grupillo de ciclistas y otros a caballo y no paré hasta subir a lo alto.

Vigo.


Arriba hay un refugio para montañeros. Ya estuve una vez como bien  podéis comprobar en este enlace.


Las islas Cíes
Bajé de nuevo al merendero de Chan de Arquiña para hacer fotos  a una mamoa de 5.000 años de antiguedad.


Cerca de esta mamoa un grupo de ciclistas bromeaba respecto al "moreno bicicleta" y alguno que otro mostraba sus marcas desnudándose de cintura para arriba.

Pasé otra vez por los coches con portabicicletas y seguí camino hacia el lago Castiñeiras. Allí en el lago me esperaban mi hijo Isidro,mi mujer,sus sobrinos y la suegra para comer. Debería llegar a tiempo.

La vuelta al lago la tracé en el gps diferente para no volver por el mismo camino.

Cuestas y más cuestas.
Dejando atrás las antenas de Domaio.
Arcade,cesantes y la isla de San Simón a vista de pájaro.
La ensenada de San Simón.
Pero el camino fue duro,con bajadas muy técnicas para una bici de una sola suspensión.
Así que viendo que la cosa se ponía peligrosa varié un poco el recorrido. Me perdí  por el monte.




Estuve controlando el gps para no desviar el rumbo hacia el lago y aunque costó un poco al fin conseguí enderezar la ruta y llegar a buen puerto.

Justo llegué cuando empezaba mi familia a poner la comida en la mesa de piedra del merendero.

Allí estaba Isidrito recibiéndome muy contento en su primer día de "picnic". Tiene ya 10 meses.

Enseñándolo a andar.


Tras comer,beber una cerveza y descansar un rato fui a pedalear por los alrededores. Había mucha gente también de "picnic" incluso haciendo barbacoas.

Mamoa del lago CAstiñeiras.
Luego recogimos y volví a casa por el mismo camino pero variando un poco el recorrido.

Pontevedra.
Pontevedra.

2 comentarios:

  1. El texto bueno pero tus fotos son siempre para verlas con mucha calma. La de Vigo es guapisima

    ResponderEliminar

Agradezco tus comentarios