No pretendo ser el más veloz,ni el más técnico. Sin cuentakilómetros. Únicamente disfrutar de mi bicicleta,los lugares recorridos y poder mostrarlo al mundo.
Dos Pedales: rutas largas por la naturaleza y la historia. Rutas por la Comunidad Valenciana y Galicia (España), también Baden Württemberg y Bayern (Alemania)...

30/9/12

Mi bici coge un barco en Vigo

Ayer sábado salí hacia las Salinas de Ulló con intención de bajar a Vigo...
...A las 9 de las mañana,con bastante fresco,salí de Pontevedra por el camino de Santiago dirección Vilaboa.

Hoy iba a ser una ruta tranquila pero con alguna buena subida recompensada con grandes vistas.

En pleno camino de Santiago,Figueirido,llené mi mochila Camelback de agua a tope (3 litros) y me desvié del camino subiendo dos puentes que van por encima primero de la N-554 y luego de la autopista del Atlántico.

Bordeé las faldas del monte donde se halla el Lago Castiñeiras para bajar más tarde cruzando otro puente y luego cruzar de nuevo la nacional esta vez por un paso de cebra.

Así pedaleé por un solitario camino descendente hasta las salinas de Ulló ...

Fui de nuevo directo a sumergirme en siglos pasados rodando por el estrecho sendero que atraviesa la espesura donde están ubicadas desde hace siglos unas de las ruinas más bonitas que hay cerca de  Pontevedra.




Entre los edificios en ruinas encuentro un pozo. Hay quien afirma que se trata de la entrada a unas minas...eché una piedra tardando unos 3 segundos en tocar el fondo...


Salí de allí para dirigirme a la otra orilla de la ensenada de las salinas...

Luego me hice una auto-foto con mi trípode de patas articuladas,ya que apenas salgo yo en los paisajes y lugares que suelo fotografiar...hay que dejar constancia del paso para la posteridad...

Frente al muro de contención de las salinas.
Seguí pedaleando por un sendero enlosado bordeando la ensenada hasta subir a la N-550 y recorrerla durante un kilómetro por su ancho arcén hasta Arcade. Cruzando por un puente paralelo a las vías del tren vi a la otra parte el histórico puente de Pontesampaio. Paso obligado este último del camino de Santiago Portugués.

Bajé a la playa de Arcade para continuar por la de Cesantes...allí mi trípode volvió a hacer de las suyas (le cogí gustillo al asunto)...llegué frente a la isla de San Simón y me situé en el extremo de una lengua de arena,bastante cerca de la isla...dicen que en luna llena con la marea baja se puede acceder a la isla andando...

La isla de San Simón.
Frente a la ría de Vigo y el puente de Rande.
Llegué a Redondela. Allí me saludaron unos peregrinos mayores de nacionalidad alemana que parecían muy contentos e iban buscando un bar.

Desde Redondela accedí por unos caminos no santiaguistas y subiendo una importante pendiente asfaltada enlacé con la Senda del Auga . Es un sendero prácticamente llano y cerrado al tráfico motorizado paralelo a una antigua tubería de agua que abastecía Vigo proveniente del embalse de Eiras (Fornelo de Montes).

Desde el sendero observé la isla de San Simón y parte del camino recorrido hasta ese punto.
En la foto inferior vemos la lengua de arena terminada en pico,frente a la isla...allí me hice la foto con ella de fondo...

Vistas de Arcade,Cesantes y la isla de San Simón desde la Senda del Agua.
Fui a ritmo tranquilo pero sin pausa por el sendero disfrutando del paisaje hasta bajar a la ciudad de Vigo. Vaya contraste con la tranquilidad del campo...

Descendí rápidamente por una avenida (un bus de línea me pisaba los talones) hasta llegar al puerto.

Allí pregunté en información turística ( situada junto al monumento al nadador) dónde coger un barco que me llevara a Cangas.

En la ventanilla de la Naviera Mar de Ons saqué los billetes...( 2,25 euros + 1,20 la bici )


Dispone de un horario de viajes bastante amplio.Esperé 20 minutos y me embarqué con alegría.
¡A  mi bici solo le falta volar! jajaja...Es la segunda vez que cojo un barco Vigo,la otra fue con mi mujer para ir a las islas Cíes.


En el interior un ancho pasillo divide el barco en dos. Toda la gente  iba sentada en la parte trasera del barco frente a un gran televisor y yo ,para no molestar a nadie, me situé en los asientos de la parte delantera con la bici atravesada y pegada a mi con el fin de no estorbar.

Al llegar el navío a puerto (Cangas) los escasos pasajeros se agolparon en el ancho pasillo de entrada-salida situado dos metros tras mío.

Como anécdota del día os cuento que no se de dónde apareció de pronto un tipejo muy raro y sudado que vino  de la parte trasera de la embarcación,llegó hasta mi cruzando la fila delantera donde estaba yo solo y  menudo lío se hizo el idiota con la rueda de mi bicicleta.Hasta que no le pegó una patada no se quedó tranquilo ...unos turistas alemanes "fliparon" con él,no se que dijeron porque no entiendo el alemán.

Luego vi que el tipejo iba borracho y  andaba tambaleándose (el tambaleo en principio creí era por el vaivén del barco).  No pude más que llamarle la atención por su actitud,pero no me hizo caso...

En fin,recorrí el casco antiguo de Cangas tomando algunas fotografías de iglesias y lugares históricos del lugar para mi archivo.

Fuente en la rúa de Santiago.
Luego volví al paseo marítimo y recorrí un carril-bici que apenas se apreciaba por tanta gente que iba caminando.Poco más adelante se despejó un poco y pude avanzar más rápido...

Extraño trazado del carril-bici de Cangas.
Fui bordeando la costa primero por comarcal (con algo tráfico intermitente pero nada molesto),luego por el ancho arcén de la nacional hasta Cobres.

En este tramo sufrí un poco debido al viento,iba descendiendo rápido pero tuve que frenar un poco porque soy muy liviano y las ráfagas me movían la bici de lado a lado.

Más tarde en una rotonda me desvié siguiendo las indicaciones de Pazo de Larache y Sendero da Croa por solitaria  carretera de asfalto  y posterior  senda de tierra cercana al pazo.

Volví a las salinas de Ulló y por el mismo camino de ida hacia Pontevedra.

Arcade en la ría de Vigo.
Llegué a Pontevedra a eso de las 19:00.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco tus comentarios