No pretendo ser el más veloz,ni el más técnico. Sin cuentakilómetros. Únicamente disfrutar de mi bicicleta,los lugares recorridos y poder mostrarlo al mundo.
Dos Pedales: rutas largas por la naturaleza y la historia. Rutas por la Comunidad Valenciana y Galicia (España), también Baden Württemberg y Bayern (Alemania)...

20/8/12

Grobas,la aldea perdida de la sierra del Candán

El acceso a esta diminuta población es casi un reto...
Se halla en un lugar prácticamente inexpugnable para cualquier vehículo motorizado,aunque algunos accedieron con un buen 4x4 y se de algunos locos que llegaron a ella en un vertiginoso descenso con bicicletas sobradamente preparadas para el tipo de abruptos caminos que nos encontramos allí.

La primera vez que estuve en la Sierra del Candán  ascendí en bici pero no encontré el sendero que desciende hasta la aldea,suerte que llegué hasta un mirador donde pude observar a vista de pájaro las construcciones ruinosas que forman esta diminuta población.

http://dospedalesmilcaminos.blogspot.com.es/2012/03/en-la-aldea-de-as-grobas-i-parte.html

Grobas fue una localidad dedicada a la venta de carbón de carballo y a la explotación de estaño,con lo cual mantuvo en una época determinada de su historia un nivel superior de vida al de la otras aldeas de la zona.
En la década de los 60  fue abandonada.

Quedé con mi cuñado para ir en coche a Cerdedo y desde allí hasta Folgoso por nacional y coger la comarcal Po-534 subir por carretera (pasando por el monasterio de Aciveiro y seguir por ella hasta arriba de la sierra del Candán,luego pista entre eólicos hasta el inicio del camino que baja a la aldea.
Tracé en casa la ruta para el gps procurando el modo más rápido de llegar hasta el descenso.

Fuimos despacito con el coche por la pista de gravilla,ya que saltaban bastantes piedrecillas rebotando en la parte inferior del vehículo.Nos detuvimos en uno de los últimos eólicos muchos metros antes del inicio del descenso,ya que vimos un tramo de camino de hormigón con grava suelta que al subir podría darnos un susto derrapando...

Frío es lo primero que sentimos al bajar del coche.Eran las 10:30 de la mañana y soplaba bastante viento aumentado por los inevitables eólicos.


Si fuera por mi eliminaba todos esos "monstruos de acero con aspas" del paisaje.

Este es el sendero que lleva a Grobas desde el alto de San Beito (1.017 metros altitud).
Las vistas desde aquí son impresionantes,estamos a 1.017 metros sobre el nivel del mar.Iniciamos el abrupto descenso desde el alto de San Benito.


A los lejos,a la izquierda del camino,vemos un conjunto de casas con campos de cultivo.Estuvimos observándolas con unos mini-prismáticos de caza que llevaba en la mochila.No se si es un efecto óptico pero las casas y el almacén de color azul que se divisa tienen una inclinación bastante acusada.
En pleno invierno deben estar casi aislados del mundo los que vivan ahí.


Continuamos descenso cada vez más difícil y resbaladizo por las numerosas piedras sueltas del camino...


Al rato divisamos algunas construcciones de la aldea perdida...


Observo el mirador de la otra vez cuando fui en bici.....


15 minutos descendiendo y ahora el camino de entrada a la aldea se convierte en un río de piedras...nos pareció que alguien hablaba cerca aunque no había nadie...sería el viento...


A mi cuñado le llama la atención esta casa con un reciente tejado de metal.Parece de algún pastor de la zona.


Accedemos por fin a la aldea....



Parece que estamos en otro mundo.Silencio absoluto solo roto por el ligero murmullo de un cercano riachuelo.



Hay un cercado con marcas de una puerta que conducía a una corredoira actualmente cubierta de vegetación....


En las puertas de acceso a la viviendas también la piedra está labrada para los cerrojos...




Ahora nos encaminamos a la posible casa restaurada por alguien de la zona...


Las ventanas carecen de enrejado y apartamos un plástico a modo de cortina para observar el interior con algo de miedo por si había alguien dentro...


La puerta es un trozo de plástico duro enmarcado con palos de madera...dentro vemos una especie de cocina  hecha con piedras de un modo rústico con un montón de leña preparada para su uso.


Hay una especie de despensa surtida con latas de cerveza,gaseosa,vino,zumo de frutas...al tacto estaban frías...


Pensamos si alguien vive aquí o más bien está acondicionado a modo de refugio de montaña.vemos ollas para cocinar,cafeteras,tapers,aceite....


Pastillas de encendido,cerillas,papel higiénico...


Hasta sillas plegables en perfecto estado...

Esa es la zona frente a la especie de "cocina-chimenea" con dos troncos para sentarse a la lumbre si hace frío...
El techo está construido con grandes troncos de madera y planchas de acero,todo correctamente atornillado y clavado...


Nos llama la atención una nota dejada por unos senderistas,según parece les pilló la lluvia y se refugiaron aquí encendiendo la lumbre para calentarse...


Salimos de este refugio dejando la puerta encajada para que el viento o algún animal no acceda al interior.El acceso es fácil para cualquier persona.Se ruega respetar el interior del refugio.



Ahora vamos a la vera del río Grobas,afluente del Deza...

Caminamos por un estrecho sendero al margen de las frías aguas de este río que más bien semeja un riachuelo...


EL lugar es muy frondoso y pronto nos depara una grata sorpresa...


Encontramos una poza con un color verdoso que parece tal cual fuera iluminada desde el fondo...el efecto es impresionante.Otro día vuelvo con bañador y gafas de buceo.La poza parece bastante honda.


Estas gélidas aguas tan transparentes y puras bajan directas de su cercano nacimiento en esta misma sierra del Candán.
Un tesoro oculto en la hondonada entre montañas en la que se encuentra esta oculta aldea de Grobas.


Algunos llaman a esta poza "la piscina" otros simplemente "el pozo verde"...visualmente sus cristalinas aguas invitan sin duda a buen chapuzón,pero este día en pleno agosto metí medio brazo y me quedó casi congelado...

Seguimos camino por la vera del río pero el sendero ya se enmarañaba y dimos media vuelta...


Fuimos en dirección opuesta a la poza y encontramos un viejo y rústico puente de piedra .Dicho puente es la antigua y principal entrada a la aldea.


Dicen que cuando alguien moría en la aldea el cuerpo era subido a lomos de mulas por el encrespado y tortuoso camino que sigue al puente...

Arriba del puente de piedra.
Seguimos avanzando al margen del río Grobas y hallamos lo que queda de un molino.


Restos de una acampada...

La piedra del molino y el canal por donde entraba el agua están enterrados por decenas de años de abandono...seguimos por el río pero el camino por esta parte se vuelve a enmarañar así que volvemos a la aldea...vemos otros edificios ocultos por la frondosa maleza.



Después de comer una fruta y beber agua comenzamos el ascenso...




Arriba volvimos a tener frío,parecía que  la zona de la aldea tuviera un clima distinto por su situación en una pequeña depresión entre montañas.Desde luego no hay duda que la vida en Grobas fue dura,muy dura en aquellos tiempos.

Dicen que fue abandonada porque el alcalde no quiso en aquella época que  dispusieran de luz eléctrica,además de lo inaccesible del entorno.Me pregunto dónde están las minas de estaño y cómo transportaban el carbón para repartir a las demás aldeas.Lo dicho,una vida muy dura,sobretodo en invierno...

Comimos en Cerdedo,mi cuñado me invitó y luego vino nuestro amigo Jose.Fuimos hasta las cercanías del monte Seixo en Cerdedo para cabalgar una yegua.Otro amigo estaba poniendo una herradura...


Esta es la yegua que montamos por turnos mi cuñado y yo.Él es la primera vez que monta y yo la tercera.


Otro sacó un caballo bastante salvaje para domarlo.Lo vemos atrás de mi ,en la foto superior.


No pusieron bien la silla a la yegua y con el trote se iba un poco de lado,encima uno de los amigos cuando subí  encima del animal le dio dos palmadas al trasero con lo cual empezó a cabalgar rápido y me asusté bastante.Le dije "¡¡¡hazme la foto yaaaa!!!" jajajaja...

Luego ya se calmó la yegua y pude cabalgar más tranquilo viendo como el otro chaval intentaba domar al otro caballo...me alejé un poco por si acaso...


Me gusta ir a caballo aunque al principio asuste un poco...tiene su truco..


Después fuimos cerca de Pontevedra a bañarnos a la piscina de nuestro amigo Jose para concluir este día de senderismo y equitación tan intenso...




6 comentarios:

  1. Ni siquiera con una como la Orbea de test te atreverías a bajar por ahi...?? :-DD

    ResponderEliminar
  2. jajajaja sobretodo de Test no...¡que luego hay que devolverla de una pieza!!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la crónica. Desde Alicante y con una fuerte humedad y un intensisimo calor, he sentido el frescor de esas fotos.

    Gracias de nuevo Ángel.

    ResponderEliminar
  4. Soy yo aquel loco que bajó, el que había comentado antiguamente, pero lo cierto es que no fue por ahí por donde bajamos. Hay otro acceso, que es el original de la aldea, y que parte de cerca del mirador, como a unos 100 metros. Es el antiguo camino por el que subían los aldeanos, y que ahora esta casi cerrado en los primeros metros, por eso casi nadie lo ve. Va paralelo a un torrente, que en verano está seco, y bajas entre vegetación (robles, fundametalmente). Es impresionante, y en cuanto vuelva a Galicia, volveré a repetir en buena compañía el descenso. Por cierto, ese refugio es frecuentado por gente los fines de semana, por eso que esté todo bien cuidado. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hola,sí ya lo se y ese sendero original permite el acceso a la aldea por un puente.Lo vi abajo.Desde luego que difícil lo tenían en aquella época para subir y bajar a la aldea..ahora me toca descubrir el acceso desde el mirador,pero para bajarlo a pie ,no como vosotros que sois unos valientes jejeje

    ResponderEliminar

Agradezco tus comentarios