No pretendo ser el más veloz,ni el más técnico. Sin cuentakilómetros. Únicamente disfrutar de mi bicicleta,los lugares recorridos y poder mostrarlo al mundo.
Dos Pedales: rutas largas por la naturaleza y la historia. Rutas por la Comunidad Valenciana y Galicia (España), también Baden Württemberg y Bayern (Alemania)...

14/1/12

Placer y dolor



La ruta de hoy sin duda ha sido dolorosa y no exenta de riesgos...
Este fin de semana se esperaba un cambio en el tiempo que traería cuantiosas precipitaciones.
Las lluvias empezarían a media tarde,entre las cuatro y cinco,así que calculé el tiempo para estar a esas horas ya en casa.Ni siquiera  porté un bocadillo en la mochila.


La verdad es que esta mañana grisácea y oscura de sábado me apetecía una ruta tranquila,con bonitas vistas del océano.
Me encantan las playas solitarias y el Atlántico en invierno.Cobran otro sentido.

Fui hasta el cabo Udra desde Pontevedra y Marín,por carreteras de poco tráfico y otras con tráfico más denso ( estas últimas las odio ).

Las vistas desde la punta del cabo Udra son una gozada.Estuve allí un rato deleitándome con las maravillas de la naturaleza.

Me hizo gracia el comentario que me hizo un senderista que encontré por un camino casi paralelo al océano.
-¿Buena ruta eh?- me dijo con el semblante feliz y portando una mediana mochila a la espalda.
Iba acompañado de otros tres senderistas,
todos ellos  con los típicos bastones de los
que aman andar por la naturaleza.

Después de un agradable  rato y comprobando que el tiempo cada vez empeoraba más,marché ya a casa dirección Cangas.Desde su paseo marítimo hay una panorámica de la ciudad de Vigo imponente.

foto: vista de Vigo desde Cangas.

Estas magníficas vistas  hicieron que olvidara un poco el intenso dolor y el susto sufridos tan solo unos minutos antes en una carretera de escaso tráfico ( por suerte ) y de moderada pendiente ascendente.

El caso es que ya desde que salí de casa las marchas de la bicicleta me estaban dando problemas.
No cambiaban bien ni a tiempo,alguna ni entraba.En dicha pendiente ascendente me puse a pedalear de pie y la cadena se bloqueó,parando por ello bielas y pedales en seco.Imaginad la escena o intentadlo por lo menos..
No caí al suelo de milagro,pero sufrí un duro golpe de la punta del sillín en la parte baja de la espalda.
Me quedé bien amargo unos minutos,con un dolor tan intenso que casi lloré.

Seguí luego pedaleando hacia Cangas como pude,por el camino se me fue pasando el dolor.
Por el camino vi a varios ciclistas de carretera,algunos en pelotón.

Ya en Cangas circulé por un corto carril-bici que bordea la playa para probar las marchas y echarle un vistazo a cadena y piñones.

Una vez salido de Cangas y tras pasar por la localidad de Moaña, tuve otro susto: una furgoneta aparcada a un lado de la calzada ( derecho ) y otro señor que salió de detrás de ella sin mirar y sin paso de cebra,cruzando la calzada de lado a lado...
¡¡¡casi me lo como!!!.

Llegué al fin salvo y salvo a casa,a eso de las 16.15 ya estaba preparando una ducha calentita.

Desconozco los kilómetros que hice y  la velocidad porque para colmo justo hoy se agotaron las pilas del cuenta.

3 comentarios:

  1. Llevo algún tiempo siguiendote, y me parece un gran blog, escribes de forma muy amena y se hace muy facil leerte. Haces de las pequeñas salidas en bici algo especial, cuando es algo que se puede convertir en lo mas normal o tipico. Soy de la zona de Cangas, no se si tienes perfil en wikilocs o alguna página similar, y cuelgas las que vas comentando en el blog; estaría interesado en algunas, como esta.
    Sigue así fenomeno!!
    (Una cosa importante, se escribe: Cabo Udra!!)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias,¿ups,cierto! vaya fallo el mío Cabo Udra!!! ahora mismo lo cambio!! ¡saludos y gracias nuevamente!

    ResponderEliminar
  3. por cierto,puedes hacerte seguidor si así lo deseas.. ;)

    ResponderEliminar

Agradezco tus comentarios