No pretendo ser el más veloz,ni el más técnico. Sin cuentakilómetros. Únicamente disfrutar de mi bicicleta,los lugares recorridos y poder mostrarlo al mundo.
Dos Pedales: rutas largas por la naturaleza y la historia. Rutas por la Comunidad Valenciana y Galicia (España), también Baden Württemberg y Bayern (Alemania)...

4/8/10

El camino es variable. A Caballo.

Nunca o casi nunca es igual,aunque recorras siempre el mismo tramo o todo el camino entero,es variable,cambia,ocurren cosas distintas,gentes diferentes,vivencias curiosas,pueden pasarte cosas buenas o malas,hacer buen tiempo o lloverte,siempre es una aventura.

Suelo hacer el tramo Pontevedra - Barro a menudo y siempre,pese a ser el mismo "decorado" una y otra vez,ocurren distintas vivencias a su paso.

A finales de julio y ahora en agosto los peregrinos de a pie se multiplican a decenas


Un dia me encontré a un jinete de la zona en plena corredoira,me "prestó" su montura,Lupita se llama la yegua,Leonardo se llama él.


Ese mismo día paramos a comer en Barro y alli ,mientras  mi mujer y yo degustábamos dos deliciosos platos de pulpo con coca-cola light y una estrella galicia,apareció un peregrino en camiseta de tirantes protegiéndose del sol con un paraguas negro.La imagen nos pareció graciosa.

Comió pescado en la terraza donde estábamos nosotros,intercambiamos algunas impresiones sobre la comida y el camino,era un señor mayor italiano,venia andando desde Oporto.

Nos preguntó si quedaba cerca el albergue de Barro mostrándonos un escueto mapa del camino desgastado por el sudor y los dias de peregrinaje,le dije que a un km escaso,el hombre estaba agotado,decía que quería echar una siesta.Menos mal que el idioma italiano algo se entiende.

Pulpo a feira.
Le ofrecimos "degustar" un cachito de pulpo,estaba riquísimo,la verdad,en su punto,picante,muy bueno.

El hombre se "cortó" un poco al principio pero luego ya accedió a picar con un palillo un cachito para degustarlo,le encantó,agradecido siguió comiendo en su mesa,no sin antes ofrecernos chipirones.

Vimos el caballo,mejor dicho a la yegua Lupita atada delante nuestro


Al rato ,tenia al jinete que me dejó montar su yegua, sentado a mi lado con una copa de orujo en la mano,era un chaval joven,ya llevaba tiempo bebiendo sin parar dentro del bar y tenia síntomas de embriaguez.

Al principio,como es normal en estas situaciones, me causó gracia,luego ya llegó a molestar.

El  chaval  comentaba entre  tragos a la copa,que trabaja en Barro de albañil ,la yegua le costó 5.000 euros.

El italiano se interesó por la yegua y le hice una foto montado en ella con su cámara,luego el chaval borracho se rayó y me pidió que le sacara una foto.

Leo y Lupita.
Comentamos el italiano y yo que ya era de partir,ya que el chico se estaba poniendo bastante pesado,pero nos hicimos una foto de recuerdo


Nos fuimos de alli echando leches y por el camino nos encontramos un peregrino que iba con su perrito,el animal llevaba un mini - chaleco reflectante muy gracioso y el tio detras de la mochila una "tienda-parabolica" de esas "dos seconds" de Quechua.

A la vuelta dirección Pontevedra nos cruzamos con el italiano,venia cabreado,resulta que llamó a protección civil para que le abrieran el albergue de Barro..


y se encontró con un NO,,total,tuvo que recorrer lo menos 10 km para encontrar al próximo albergue y si no buscar hostal en Caldas de Reis,una putada.

Me comentó que en bici no habría problema con los kilómetros,pero andando era una barbaridad.No entiendo a los de Barro,la verdad,el hombre estaba agotado.


Mi churri comprendió lo que yo le comentaba,que cada dia en el camino de Santiago era una aventura.

Otro dia pasé yo solo por los mismos sitios,no me encontré al de la yegua pero si unos árboles cortados a trozos bloqueando el camino



Por eso el camino es siempre o casi siempre variable..



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco tus comentarios